domingo, 30 de diciembre de 2012

SEGURIDAD Y ESQUÍ

DICIEMBRE 2012

SEGURIDAD Y ESQUÍ

  1. El casco
  2. Precaución con "pisar" otros esquís
  3. Señalización
  4. Prioridad de paso en pistas
  5. Baja visibilidad
  6. En caso de accidente
1. CASCO

Como ya comenté en el apartado de "equipación", el casco es un elemento muy importante por el que hay apostar. No hago distinción entre principiantes o avanzados. Un accidente puede ocurrir en cualquier momento ya sea por las condiciones del terreno, la imprudencia de otro esquiador, un mal movimiento... Y aunque suene repetitivo puedes evitar que un gran golpe en la cabeza se quede sólo en un susto.
* Para los niños el uso del caso es OBLIGATORIO.


2. PRECAUCIÓN CON ESQUÍS

Cuando llegamos al telesilla o percha se suele crear una pequeña aglomeración de gente que espera y hace cola para subir. En esta situación quiero explicar la importancia de no "pisar" la cola de los esquís de la persona que tenemos delante. Si el esquiador al que has puesto tus esquís encima se desliza para desplazarse, es posible que no sepas reaccionar a este movimiento pudiendo no sólo caerte, sino hacerte una lesión (las piernas se te quiebran).
Extremadamente peligroso si esto ocurre en pista, en una pendiente. La capacidad de reacción o de intentar solventar la situación será prácticamente nula. Caerás hacia abajo junto con la otra persona.


3. SEÑALIZACIÓN

Las pistas se catalogan en colores dependiendo de su nivel de dificultad para descenderlas. Esta dificultad se basa sobre todo en la inclinación de la pendiente y la longitud y amplitud de la pista.
De forma aproximativa estos serían los grados de desnivel:

Pista verde: 10- 15% de desnivel. Para principiantes o con poca experiencia. "Debutantes"
Pista azul: 15- 20% de desnivel. Para esquiadores con nivel intermedio. "Iniciados"
Pista roja: 20- 40% de desnivel. Para esquiadores con nivel medio- alto
Pista negra: 50% o más de desnivel. Para esquiadores expertos. Son peligrosas.

Estas pistas se distinguen mediante señalizaciones y balizas con el color correspondiente a lo largo y lados de las pistas.

* Seamos conscientes y capaces de aceptar nuestros niveles así como qué pistas debemos escoger.(Presumir de bajar una pista negra o roja a toda costa, es decir, sin el nivel adecuado de esquí, no es síntoma de valentía sino de otra cosa totalmente diferente...).




* Antes de subir es buena opción coger y pararse a mirar un mapa de pistas y de esta manera situarnos e incluso trazar un recorrido. Así tendremos más claro hacia donde dirigirnos, sabremos dónde estamos y qué pistas escoger.






4. PRIORIDAD DE PASO EN PISTAS

En las pistas hay una serie de normas que hay que cumplir.Una de ellas es quién tiene prioridad a la hora de maniobrar esquiando.

EN PISTA: Cuando bajas por una pista siempre tiene prioridad el esquiador que tienes delante. Uno tiene que ser capaz de visualizar la trayectoria de las personas que tiene delante.
Lo imprescindible tanto si eres principiante como si no, es el control de la velocidad. Esto lleva implícito la capacidad de maniobrar y saber parar rápidamente si el momento lo requiere.
No necesariamente ir más rápido es esquiar mejor. Es un concepto erróneo, sobre todo de quienes comenzamos a esquiar.
Si queremos adelantar, dejamos una distancia de seguridad con respecto a quien adelantamos para que tenga libertad de trayectoria y movimiento.



Escoger la trayectoria correcta


* "Me gustaría lanzar un mensaje para una minoría de avanzados o que creen serlo:
Hay quienes aparte de no controlar su velocidad, se dedican a hacer slalom con las personas. Si alguien se identifica, lo cual me gustaría que no fuera así, decirle que por muy bueno que sea y por mucho control que tenga sobre los esquís, es imposible determinar la reacción de un principiante como puedo serlo yo. Me puedo asustar, perder el control y caerme. A veces cuando le veo llegar tan cerca, no sé si quedarme quieta o qué trayectoria tomar. Cuando en realidad el que debería de preocuparse de esto es usted que está bajando como una bestia detrás de mí. Así que por favor, no pase rozando nuestro abrigo. No es necesario".

CRUCES: en los cruces tiene prioridad el esquiador que baja. Es decir, que si yo cruzo hacia otra pista debo mirar bien tanto arriba como abajo y asegurarme de que puedo incorporarme sin obstaculizar a otro esquiador que esté bajando. Suele haber señales pero si podemos detectarlos mejor.



Cruce. Tienen prioridad las personas que bajan por la flecha negra



PARAR: También es importante saber dónde detenerse en una pista. Lo ideal es parar en un lugar seguro, donde no haya mucho tránsito y a ser posible en los lados. También hay que evitar pararse en lugares estrechos o sin visibilidad.
Para reanudar el descenso se vuelve a mirar arriba y abajo para incorporarnos correctamente sin molestar a los demás.



5. BAJA VISIBILIDAD

CAMBIO DE RASANTE: La primera vez que estuve detrás de uno, no fuí consciente ni de lo que era ni de porqué era tan peligroso. Me quedé quieta en medio y creédme que fue por total desconocimiento. Mi compañero me avisó que me apartara rápidamente.
¿Qué es un cambio de rasante?: Es una zona en la que existe un desnivel en el terreno que hace que no podamos ver nada de lo que hay al otro lado.
¿Cuál es el principal peligro?:Básicamente que los esquiadores de un lado y otro no se ven, la visibilidad es NULA, y es el único caso en el que ninguno de los dos tiene prioridad.
Como consecuencia, si acabamos de pasar un cambio de rasante y nos quedamos parados, nos arriesgamos a que otro esquiador se nos lleve por delante.
Lo que debemos hacer si vamos a pasar por uno es bajar la velocidad e incluso frenar, antes de suponer que no habrá nadie al otro lado.
Si necesitamos parar tras pasar un cambio de rasante, debemos alejarnos lo máximo posible dejando un gran margen de seguridad. "Si has caído, igualmente debes intentar apartarte lo más rápido posible".








Pequeño cambio de rasante



LUZ PLANA: La luz plana es una luz suave, o lo que es lo mismo: una luz indirecta o difusa , que no sigue una trayectoria alineada. Cuando la luz atraviesa las nubes generalmente se suaviza más de lo normal creando un efecto por el cual se crean pocas sombras y los objetos parece que son envueltos con la luz. Cuanto más se dispersa, desvía o difumina esta luz suave, mayor es el efecto. Es como si fuera la luz de un flash continua.

Como consecuencia, lo que ocurre es que no vemos el relieve de la nieve. No necesariamente tiene que haber niebla, pero si la hay podemos realmente estar absolutamente perdidos y desorientados. NO SE VE NADA. Esquías totalmente a ciegas.

¿Qué se puede hacer? La verdad es que poco. Si te encuentras en esta situación lo mejor es ser cauto e ir con muchísima precaución. Por tu seguridad y por la de los demás. También puedes seguir a algún compañero más avanzado o que conozca más la zona, mirando la cola de sus esquís.



Luz plana




* A nivel general no resulta agradable esquiar con luz plana. No hay referencias y el miedo a caer se acrecenta. Yo personalmente hasta me mareo. Pero si queremos ver el lado positivo de la situación, es que te haces más consciente de las sensaciones, mejora tu velocidad de reacción ante los cambios del terreno y además desarrollas la propiocepción".


6. EN CASO DE ACCIDENTE

Todos esperamos no presenciar ningún accidente pero puede ocurrir el día menos pensado. Debemos actuar bien y lo más rápido posible.

1. - No mover a la persona accidentada.
- No le quitamos ni las botas ni el casco.
- No le damos de beber.
- Podemos abrigarle para protegerle del frío y quitarle los esquís sin moverle.

2. Señalizamos el lugar poniendo los esquís del accidentado en forma de X en la nieve varios metros por encima. Si no podemos con los esquís, lo hacemos con los bastones.

3. Alertamos de la situación a personas familiarizadas con la estación tales como profesores o remonteros. O si es posible directamente a los pisteros (socorristas).
Si estamos sólos llamamos al teléfono de emergencia en pistas o al 112.

4. Informamos de lo ocurrido e indicamos el lugar exacto en el que nos encontramos. Debemos de dar toda la información posible e identificarnos, tanto si hemos sido testigos o responsables como si no.

5. No dejamos solo al accidentado hasta que llegue el personal de socorro. Y si estamos en una pendiente no nos quitamos nuestros esquís. El canto de éstos nos ayudan a agarrarnos mejor a la nieve.





* Si salimos a esquiar fuera de pista, es decir, en pistas no balizadas, es bajo nuestra total responsabilidad. Si ocurre un accidente los pisteros no están obligados a socorrernos. Incluso si tenemos forfait con seguro incluído, no nos cubrirá traslado, hospital, o gestiones que se requieran.
La estación no se hace responsable.

domingo, 23 de diciembre de 2012

FELICES FIESTAS


Todo va sobre ruedas. Los progresos son buenos. Las horas pasan menos lentas y parece que la rutina está borrando esas pequeñas cosas que no me gustaban como era la equipación y el frío.

He tenido un pequeño problema con la bota... o más bien con mi tobillo izquierdo. Mi hueso es muy pronunciado y al hacer presión en el esquí, me estaba creando un moratón y una inflamación. Así que tuve que aplicar hielo y antiinflamatorio. Era muy doloroso esquiar así.
Finalmente me informaron de que la solución seguramente sería comprarme unas plantillas. Me comentaron que existía la posibilidad de deformar la bota, pero me han aconsejado que esto sólo debe hacerse como último recurso ya que de esa manera pierde eficacia. Algo que no me gustaría.
De momento estos días he salido del paso y del dolor con unas tiritas compeed. Me hacen como una segunda capa de piel y la verdad es que han hecho efecto. Pero sí, tendré que utilizar plantillas. Veamos que pasa.

Estoy contenta porque esta semana vino un amigo ( ¡un saludo Erik!)  y pude tener un día libre para despejarme por la nieve. Fue muy relajante no hacer ejercicios,jaja. Tengo que decir que a veces me pongo muy nerviosa cuando no me salen. Pero he de reconocer que están dando unos resultados que no esperaba.

Estos días voy a tener un poco de parón. Celebro las fiestas con mi familia y mis amigos y no vuelvo a esquiar hasta enero. Me da un poco de penita pero lo retomaré con fuerza. Mientras, esta semana iré a correr por mi Torrejón querido.


Os dejo un nuevo vídeo. Tengo muchas cosas que corregir. Una de ellas y que creo que es la fundamental es la confianza.  Todo parace que va bien cuando sigo a mi entrenador, pero en cuanto voy sola me desconcentro. Veo la pendiente y comienzo a hacer cosas mal. Retraso el cuerpo y se me descoloca todo. Y sí, aunque no lo he puesto ni se ha grabado me he caído :-D. Pero lo solucionaré. Estamos en ello.


¡¡Feliz Navidad a tod@s y próspero Año Nuevo 2013!!


Si no podéis ver bien el vídeo pinchar aquí: http://vimeo.com/57785994


        

  • Giro en cuña acabado en paralelo; introducción e inicio del paralelo

domingo, 16 de diciembre de 2012

CONSEJOS ÚTILES

  1. Ponerse la braga en el cuello
  2. Cómo poner y quitarse las botas
  3. Partes básicas del esquí
  4. Cómo llevar los esquís y los bastones
  5. Cómo andar con las botas
  6. Cómo agarrar los bastones al esquiar
  7. Poner y quitarse el esquí
  8. Caídas
  9. Mis esquís no deslizan
  10. Subir al telearrastre
  11. Entrar y salir al telesilla
  12. Situación de la nieve
  13. ¿Dónde dejas tus botas y esquís?



1. PONERSE LA BRAGA DEL CUELLO 
Aunque parezca evidente para lo que sirve, no todo el mundo sabe que hay más formas de ponérsela. Todos saben colocarla en el cuello, pero si llevas casco ésta se baja haciendo difícil cubrirte los lados de la cara y la boca. Si el frío aprieta tienes la opción de cubrirte también la cabeza. Abriga más de lo que parece.




2. CÓMO PONER Y QUITARSE LA BOTAS
Ponerse las botas y quitárselas a veces no es tarea fácil. Aquí unos puntos básicos a seguir. Seguro que no volverás a hacer esfuerzos.

Ponerse la bota

1. Meter el pie comenzando por la punta hasta tocar el fondo de la bota.
2. A partir de ahí comenzar a empujar con el talón. Para ayudarnos tiraremos de la solapa hacia afuera hasta colocar todo el pie.
3. Una vez el pie dentro de la bota tiramos de la solapa hacia arriba para que termine de acomodarse del todo.
4. Nos abrochamos siempre empezando por abajo y no excesivamente apretado.
5. Terminamos el cierre con la cinta de velcro. Cuando todo está abrochado podemos apretar de nuevo comenzando por abajo hasta que sintamos el pie firme.
6. Finalmente ponemos nuestro pantalón por encima de la bota. Nunca se debe poner el pantalón por debajo de la bota.


 
 
Quitarse la bota 
 
1. Para quitarnos la bota comenzamos a quitarnos los "ganchos" desde arriba hacia abajo.
2. Para que nos resulte aún más fácil dejamos el velcro para lo último ya que mantiene la presión de agarre de la bota. Así los ganchos no se vuelven a agarrar a medida que los quitamos.
3. Quitamos el velcro.
4. Levanto el talón de la bota apoyando en la punta y meto la mano dentro de la bota por detrás.
5. Presiono con la mano la bota hacia atrás y contra el suelo, y simultáneamente hago fuerza para sacar el pie.
6. Saco el pie poniéndolo de punta.
 



3. PARTES BÁSICAS DEL ESQUÍ: De esta manera las identificaréis fácilmente cuando os hablen de ellas.




 4. CÓMO LLEVAR LOS ESQUÍS Y LOS BASTONES:

Si no sabes llevarlos puede resultar muy aparatoso. Yo no es que me los ponga como una profesional pero por lo menos he aprendido la forma más fácil de llevarlos cómoda y bien.

1. Lo primero, debemos asegurarnos de que estén bien unidos. Cogemos con una mano las espátulas y con otra la parte media del patín. (Mirar el apartado anterior "partes del esquí").

2 y 3. Subimos los esquíes empujándo hacia arriba por la parte del patín.

4. Apoyamos los esquís en el hombro y los sujetamos con la mano por las espátulas. El patín no debe tocar nuestro hombro y debe estar detrás de éste. De esta manera se genera un equilibrio de peso que hace muy cómodo llevarlos.
 
 


Los bastones deben cogerse lo más cercano a los mangos y deben mirar hacia abajo como si fueramos a apoyarnos en ellos al andar. Evitaremos sustos ya que pueden ser peligrosos.

¡¡¡ACORDAROS!!! Las espátulas del esquí están mirando hacia delante y la cola hacia atrás. Y no apoyéis las espátulas del esquí en el suelo porque se pueden romper.

* Cuando llevamos los esquís y los bastones llegando por ejemplo a las taquillas mantengamos una distancia de seguridad con respecto a las personas que tenemos delante.
Un giro  inesperado, un movimiento en falso puede acabar en un buen golpe.
* Aunque en la foto los esquís están apoyados en el coche, lo ideal es dejarlos en el suelo para evitar posibles arañazos.


5. CÓMO ANDAR CON LAS BOTAS
Vale, ya tenemos todo puesto pero ahora tenemos que andar. Parecemos Robokop y no le pillamos el truco. Al andar tenemos que apoyar el talón en el suelo marcádamente y luego la punta de la bota flexionando más las rodillas que el tobillo.
Si queremos bajar una pendiente o unas escaleras nos centraremos en clavar sólo los talones. Por el contrario, si queremos subir una pendiente o unas escalera nos centraremos en clavar sólo las puntas.


6. CÓMO AGARRAR LOS BASTONES AL ESQUIAR
Los bastones tienen una correa que no está de adorno. Si en una caída o por otros motivos soltamos el bastón, evitaremos tener que ir a buscarlo.




7. PONER Y QUITARSE EL ESQUÍ

Para ponernos el esquí ponemos la punta de la bota en la puntera asegurándonos que no hay nieve pegada.  Si hay nieve en las botas, nos la quitamos dando unos golpecitos con los bastones.
Seguidamente apretamos con el talón en la talonera de manera que la bota encaja.
* Si nos ponemos los esquíes con nieve y a duras penas, aunque la bota encaje nos arriesgamos a que el esquí se suelte en cualquier momento provocando una posible caída.

Para quitárnoslo empujamos con el bastón la talorena hacia abajo.


* ¡Acordaros que no podremos poner la bota en el esquí si la talonera está subida!
Cuando la talonera está abajo los frenos se apoyan en la nieve. Cuando está arriba los frenos suben para podernos deslizar.


8. CAÍDAS
No será la primera ni la última vez que pase. Si caemos lo primero que debemos hacer es poner los esquís en paralelo de manera que estén perpendicular a la pendiente . Con la ayuda de los bastones nos impulsamos hacia arriba para levantarnos.
Uno de los errores más comunes de un principiante es inconscientemente apoyar las manos detrás para levantarse. De esta manera sólo conseguimos que el esquí deslice y volvernos a ver en el suelo.





1. * Principiantes y no principiantes: Si al caer perdemos un esquí, NO OS QUITÉIS EL OTRO. El canto del esquí te ayuda a mantenerte en la pendiente.
2. Si una vez en paralelo y perpendicular a la pendiente no conseguís meter la bota, seguramente sea porque el esquí está inclinado. Coger el esquí y dar con el borde contra la nieve hasta conseguir una superficie que mantenga el esquí plano.
3. De esta manera podremos meter la bota aunque exista una gran pendiente.





9. MIS ESQUÍS NO DESLIZAN
Los esquís tienen cera en su suela que hace que se puedan deslizar. Cuando hay un cambio de tempatura muy grande puede ocurrir que nuestros esquís no deslicen. Esto es porque la cera se va perdiendo con el uso. Una manera de salir del paso es comprar "cera universal" que sirve para todo tipo de nieve. O puedes optar por ir a un taller para que te hagan los esquíes (cantos y cera).

10. SUBIR AL TELEARRASTRE
Sostenemos los bastones con una sola mano. Nos agarramos al tubo con la otra y nos ponemos el "sillín" debajo de las piernas. NOS MANTENEMOS DE PIE. Mucha gente se cae por sentarse. Tenemos que poner los esquís en paralelo de manera que cuando sentimos el tirón hacia delante no se descontrolen, lo cual es otro motivo de caída.



  
11. ENTRAR Y SALIR DEL TELESILLA

Entrada

1. Entramos en el telesilla con los esquís en paralelo.
2. Esperamos a la silla en la zona que se nos indica.
3. Cuando vamos a sentarnos intentamos apoyarnos un poco separados del respaldo, ya que a veces se nos pillan los pantalones.
4. Seguimos con los esquís en paralelo y apuntamos ligeramente con las puntas hacia arriba.
5. Una vez sentados podemos acomodarnos y bajar la barra de protección.

Salida

1. Con los esquís en paralelo apuntamos con las punta hacia arriba igual que hicimos en la entrada. Esto es necesario debido a que si entramos metiendo las puntas, los esquís pueden quedarse atrapados debajo de la silla.... con nuestra pierna detrás.
Igualmente ocurre si entramos con los esquís en forma de cuña. Estarémos frenando mientras que la silla sigue en movimiento. Prestad atención.
2.Nos ponemos sentados al borde del asiento.
3. Nos impulsamos hacia delante para deslizarnos.


Entrada

Salida


12. SITUACIÓN DE LA NIEVE
 La nieve no siempre es igual. Cambia constantemente. Pero  podemos informarmos del tipo de nieve que vamos a encontrarnos. ( Consultar el parte de nieve y previsión meteorológica).
En la jerga del esquiador podremos oir como hablan de distintos tipos de nieve: nieve dura, nieve blanda, nieve polvo, nieve primavera , nieve cartón, nieve costra... términos que acabas reconociendo y que al principio pueden resultar graciosos :-)
Sin entrar a explicar sus características, cada esquiador tiene predilección por un tipo de nieve- Y es por ello que no podría decir cual es el tipo de nieve perfecto. Sin embargo si podrías decir cual es la nieve más adecuada para un principiante.
Sería aquella nieve que ha caído aproximádamente hace unos dos días. Esta nieve una vez pisada y asentada no es ni dura ni blanda, y se agarra al esquí siendo más facil esquiar.

Como consejo hemos de saber que cuando hay mucha gente bajando una pista se pueden formar placas de hielo de tanto derrapar. Mucho cuidado porque frenar se hace más dificil y además se forman baches.


13 ¿DÓNDE DEJAS TUS BOTAS Y ESQUÍS?
Cuando terminas un largo día de esquí, lo más probable es que uno vuelva cansado. Lo más cómodo es dejar las botas y los esquís en el coche. ¡Total! mañana voy a utilizarlos. ¡Lleválos a casa! La carcasa de las botas están hechas de un material que al enfriarse se endurece. Si las dejas en la terraza o en el coche al día siguiente te costará una vida ponértelas. Y si lo consigues, te expones a una lesion. Aunque las botas deban ser duras para protegernos, no tienes que ser excesivamente rígidas. Además, si nuestros botines están húmedos lo ideal es que se sequen.

Por otro lado si dejamos los esquís constantemente en lugares húmedos o no se secan después de cada sesión, se les acaban estropeando los cantos de manera que pierden su funcionalidad. Lo mejor es secarlos un poco con un paño o que se sequen en casa.
"Yo dejé los esquís 5 días seguidos en el coche para no tener que cargar con ellos, y ahora me arrepiento. Tienen pequeñas partes como oxidadas. Eso me pasa por vaga".


sábado, 15 de diciembre de 2012

COMIENZA LO BUENO


Ya han pasado dos semanas desde que comencé. En total he subido 8 días a esquiar.Esta semana he decidido ir 5 días seguidos y pretendo hacer lo mismo la semana que viene. Tengo que rescatar todas aquellas clases que no podré hacer en fiestas. El tiempo pasa rápido y no quiero dormirme y llegar justa a la prueba de acceso. Quiero sentirme segura.

El lunes tuve un comienzo de semana dificil. Fui sóla a esquiar. Estuve aplicando los ejercicios que me dijo mi entrenador pero a la 5ª vez que subí al telesilla sólo pensaba en terminar e irme a la cafetería. No conocía más pistas por las que bajar con seguridad, y no pasar de los giros en cuña me estaba frustrando. Encima no los hacía tan bien como quería. Me desanimé. Sabía de antemano que debía de ser paciente pero no es lo mismo decirlo que hacerlo.

Hablé con mi entrenador sobre esto. Me sentía un poco triste y tomamos algunas determinaciones. La primera  no ir de momento sóla a esquiar durante mucho tiempo.
También pactamos los tiempos de entrenamiento y de descanso. Aunque parezca una tontería esto hace que me esfuerce más durante ese tiempo acordado. En total 2 horas,  un descanso y 1 hora para terminar siempre con buenas sensaciones.
De esta manera tanto si voy o no por libre completaré 3 horas. Y después seré yo quien decida si quiero continuar. Pero sin nada de entrenamiento y ejercicios,jeje.

Esta simple organización ha funcionado. Tanto que ese desánimo ha desaparecido y he ido todos los días incluso con más ganas. Pensaba que en algún momento dejaría de hacer cuñas (mi entrenador quiere que mi base sea muy buena). Y entre ejercicios y ejercicios llegó el día. Empecé a hacer paralelo el jueves y por primera vez pude bajar por una pista roja "El Pla". Diferente pista, entorno, sensaciones... esto era otra cosa.

Ayer bajé "El Mirador" (2.500metros) hasta pie de montaña haciendo paralelos. Aquello que hace una semana veía imposible. Me siento genial. Además comienzo a sentir el esfuerzo físico que requiere esquiar. Ese quemazón en las piernas,jeje. Necesitaba llegar a casa sintiendo ese cansancio y sentarme a comer con ganas mi plato de espaguetis, jaja :-) Me encanta el saber que a medida que vaya mejorando podré comenzar a rendir, que es lo que realmente me gusta. Algo que hasta ahora no he podido hacer. Ahora toca corregir fallos y mejorar mejorar mejorar.

Uno de los ejercicios que he comenzado esta semana es ir con un sólo esquí (one foot). La verdad es que me gusta porque aunque es costoso y hay que repetirlo mucho, me ha ayudado mucho a la hora de hacer el paralelo y a interiorizar entre otras cosas cómo apoyar la planta del pie. Pero para ser más clara deciros que este ejercicio es COMPLETO. Tanto que he decidido hacerlo todos los días como calentamiento.

Esta semana no voy a poner vídeo. Prefiero esperar a sorprenderos un poquito más,jeje. Aparte no he tenido mucho tiempo y estoy preparando más secciones para el blog. Pero sí que me gustaría dejaros una recomendación:

Tanto si estáis aprendiendo a esquiar como si ya sabéis, apuntaros cada día en una hojita los puntos  que debéis mejorar y cómo debéis corregirlos. Sencillamente el hecho de escribirlo hace que hagáis el esfuerzo de visualizarlos  y buscar soluciones. Es importante que lo escribais a vuestra manera para que lo entendáis bien. Veréis que cuando empecéis vuestro siguiente día de esquí seréis más capaces de recordar todos esos fallos, y que la concentración será mayor en el momento de hacer los movimientos.

Yo os aseguro que a mi me ayuda bastante y no te quita nada de tiempo.

Os dejo un ejemplo. Si no entendéis lo que pongo es normal,jaja. Recordad que es uno mismo quien debe de entenderlo  :-D



¡Hasta la semana que viene!

sábado, 8 de diciembre de 2012

DEBUTANDO


El 3 de diciembre fue mi primer día.
Me levanté a las 7:30 y tenía el estómago un poco encogido. Tenía todo preparado de la noche anterior para no olvidarme de nada y lo primero que hice fue ponerme todo. El día pintaba nublado y nevaba, por lo que decidí ir como un cebollón de abrigada... algo que me pasaría factura. Desayuné, cojí mi equipación y nos metimos en el coche con la música a tope para despertar.

Una vez en el aparcamiento de Baqueira tocó ponerse todo. Mis sensaciones no eran buenas. Sentía los pies apretados debido a las botas y me incomodaba no poder casi moverme. Sensación de ser un saco de patatas lleno de bártulos. Que si esquís, bastones, casco, gafas, guantes...

Pero una vez arriba llega la hora de la verdad. Álvaro es mi entrenador y me deja todo muy claro:

"El principio va a ser más duro. Tal vez no muy divertido. Tienes 4 meses por delante, por lo que iremos despacio y asentando todo lo aprendido. La base es lo más importante y hay que trabajarla mucho. Los malos hábitos esquiando son luego muy difíciles de arreglar. Debes tener paciencia y no querer acelerar el proceso. Ir deprisa no es hacer las cosas bien".

Yo estoy totalmente de acuerdo, aunque no imaginé todos los ejercicios que iba a hacer. Muuuuchos ejercicios,jaja, Y empiezo a marearme. Si, me puse tanto abrigo que no podía ni respirar. Así que me quité la chaqueta y a continuar.( No volverá a ocurrir. Hace frío pero no es la Antártida).
Tras una hora de ejercicios en parado comienzo a querer un cambio.... ¿qué tal una bajadita? Pero sólo subimos a la pista de los niños y posteriormente a la percha para hacer cuñas.
Por eso cuando terminamos la clase decido ir por libre y subir al telesilla. Es en esta bajada donde me doy cuenta de que me equivocaba queriendo hacer más. Si, podía bajar más rápido pero lo hacía MAL, jajaj. No me interesa.

Así que el segundo y tercer dia he ido tranquilita. Concentrada en mis movimientos, posición, rodillas, brazos, bastones... A pesar de que el primer día fue un poco monótono, los otros dos he terminado con muy buenas sensaciones. Helada pero contenta.

Es una pena que tenga que esperar hasta el lunes para volver a coger los esquís, pero mi pase no me permite subir en días de fiesta. Aún así como el esfuerzo físico realizado es totalmente diferente al que estoy acostumbrada, he decidido ir a clases de spinning. Aunque a medida que vaya progresando la exigencia será mayor y no sé que será de ellas,jeje.

Os dejo un pequeño vídeo resumen.

Si no podéis ver bien el vídeo pinchar aquí: http://vimeo.com/57785996


         

  • Primeros ejercicios, cuña y giro en cuña.

jueves, 29 de noviembre de 2012

¡A cuatro días para empezar!


Horas después de escribir mi última entrada comenzó a nevar. ¡Y no ha parado! abren las pistas de Baqueira-Beret este mismo sábado 1 de diciembre. Tengo toda mi equipación preparada y me queda comprar el forfait que será para toda la temporada. Excluye poder ir los días festivos y fines de semana pero a mí me va genial puesto que sale casi a mitad de precio. Además los días festivos seguramente haya demasiada gente. Prefiero tener un poco de espacio para caerme o lo que sea,jaja, sin molestar a nadie. Ver a mucha gente  me pone un poco nerviosa. 
Esta semana me la estoy tomando de descanso y si todo está en orden ¡empiezo a esquiar el próximo lunes!

Os dejo una foto que he hecho hoy desde mi terraza :-)




lunes, 26 de noviembre de 2012

PROPIOCEPCIÓN Y ESQUÍ


Ya no queda nada. Los pronósticos dicen que comenzará a nevar el martes. ¡¡Eso espero!! Llevo 9 semanas de preparación general y me siento fuerte aunque a la vez con ganas de cambiar. La rutina me anula y creo que esto tiene que ver con el entrenar sola. Por norma general me gusta, pero echo de menos unirme a un grupillo o al alguien de vez en cuando. Como hacía cuando corría en las pistas de atletismo de Torrejón . Cada uno a lo suyo pero no solos. (Un saludo compañeros). Y es que el deporte también está para eso. Para relacionarse con los demás.  O por lo menos yo lo siento así. Y no sé porqué pero a mí cada día me cuesta más.

Aquí todavía no conozco a nadie pero pienso que esta situación cambiará cuando empiece a subir a las pistas. O por lo menos eso me gustaría. Porque digo yo que la vida no es sólo correr, ir al gimnasio o esquiar. Por ahora estoy en plan huraña dejándome llevar por los acontecimientos. Algo que no va mucho conmigo y que me seca. Siento un poco de apatía. ¿Me estaré volviendo aburrida?? Entre la vida que tuve en Alemania y ahora esto, me queda poco para comprarme la botella de licor. Supongo que debo dar tiempo al tiempo. Pero bueno, la voluntad de momento no me falla y ese es una gran punto a favor.

También estoy planteándome ir a las clases de spinning que me ofrecen en el gym. En cuanto empiece a nevar no voy a poder continuar cogiendo la bici. Pero quiero esperar a ver cómo de duro será mi entrenamiento en las pistas. No me gustaría ir dos días a las clases y no volver. Así que sólo me queda esperar con esta incertidumbre y ganas de saber cómo será el comienzo.

Dicho todo esto y habiéndoos ubicado, voy a hablaros de la propiocepción en el esquí. No quiero alargarme, asi que he hecho un resumen sencillito para  explicar brevemente qué es y para qué sirve.


La propiocepción es la capacidad del cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones, las sensaciones que experimenta, y la capacidad del cerebro para reaccionar a estos estímulos. De esta manera, a través de ejercicios propioceptivos, el cuerpo mantiene las articulaciones en una posición correcta actuando como mecanismo de defensa ante movimientos que pueden lesionarnos.

Si nuestra propiocepción no es correcta o no actúa con la rapidez y eficacia suficiente, será más fácil que se produzcan lesiones. Estas pueden darse ante un movimiento exagerado o fuera de lo normal como puede ser tropezar con un bache, caer en un lugar inestable, apoyarse mal el pie al bajar un escalón,etc... Pero si la entrenamos podemos fortaler nuestra musculatura y reforzar estructuras internas como tendones y ligamentos. Y esto nos ayudará a mejorar movimientos que realizamos en nuestra vida diaria.

En el esquí la importancia de la propiocepción es mucho mayor debido a que realizamos movimientos mucho más específicos. Tengamos en cuenta que el movimiento del esqui no es natural y que el terreno en el que nos movemos es mayormente irregular e inestable.


Bosu
Uno de los aparatos ideales para conseguir mejorar nuestra propiocepción y control postural es el BOSU o el PLATO DE BOHLER. Debido a su inestabilidad, el ejercicio con el bosu mejora la fuerza, la coordinación, el equilibrio, y la velocidad de reacción. También ayuda a responder con mayor eficacia determinadas situaciones que podemos encontrar esquiando. Los músculos se adaptarán mejor a las superficies irregulares y esto favorecerá el reequilibrio  y los cambios de posición.



He de decir que nunca antes habia utilizado este aparato. Para ser sincera, nunca había tenido ningún tipo de interés. Pero sabía que para mejorar debía de hacerme a la idea y ahora me gusta.
Yo utilizo un plato de Bohler. Es un tanto original ya que es de madera y hecho a mano. Esta en el gimnasio que voy y tiene ya sus años. Me gusta porque es bastante más
inestable que los bosus pero valen igualmente.

Plato de Bohler

Empecé a utilizarlo al principio de mi preparación general y no era capaz de subirlo. Mucho menos sin ayudarme de la pared. Pero poco a poco conseguí subirlo sin caerme. Mi mayor logro hasta ahora ha sido hacer sentadillas con una sola pierna.
Todavía tengo que mejorar mi posición y fortalecer mucho más las piernas, pero de momento parece que voy por buen camino. Además, he dejado de tener molestias en mi rodilla izquierda. Arrastraba molestias de un esguince que me hice hace unos 9 años, y desde que hago estos ejercicios vuelvo a poder hacer sentadillas o ponerme de cuclillas.
 


Estos son los ejercicios que yo de momento hago, pero si estáis interesados hay una amplia variedad. Os lo aconsejo porque activaréis músculos que no conseguiréis de otra manera o haciendo sólo pesas.







domingo, 18 de noviembre de 2012

PRIMERA EQUIPACIÓN

NOVIEMBRE 2012


PRIMERA EQUIPACIÓN DE ESQUI

Eres principiante y hasta ahora sólo has esquiado con un material alquilado. Pero te das cuenta de que quieres aprender mucho más y esquiar todos los años. Y es en este momento cuando decides que te gustaría tener tu propia equipación de esquí. Sin embargo no sabes ni qué, ni cómo empezar a elegir el material. Todo te parece igual.

Esto me ha ocurrido a mí. Se supone que estás empezando y cuando te hablan de qué botas son mejores o peores para ti, te dicen que te recomiendan estas o las otras. Te dejas guiar pero en realidad no te estás enterando de nada. ¡Qué alguien me diga porqué tengo que comprarme estás de color azul si a mi me gustan más las rojas! Jaja.

Es por esto que voy a explicar lo más sencillo posible, tal y como yo lo estoy aprendiendo, cómo elegir tu primera equipación o por lo menos a entender lo que te están recomendando.


BOTAS

Tener unas adecuadas botas de esquí es imprescindible. La mejor manera de saber que una bota te queda bien es sacar una especie de bota blanda o botín que tienen en el interior. Nos ponemos de pie y nos aseguramos que los dedos de los pies están estirados. Si sentimos que chocan con la punta realizamos una flexión de tobillo de manera que el talón se pegue lo máximo posible a la parte de atrás. Si al hacer este movimiento sentimos los dedos libres de roce con la punta, estas serán nuestras botas. Esto es debido a que el botín está hecho de un material que va cediendo con el uso. Por eso, no debemos denegar una bota sólo porque nos apriete.



Dureza de la bota: las botas se clasifican según la dureza que tienen en la zona del la tibia y el empeine .A mayor dureza, mayor presión podrás hacer sobre el esquí. Cuanto menor sea la dureza, se perderá la efectividad del apoyo sobre esta zona. Las cifras de dureza oscilan más o menos entre:

-40: nivel inicial
-130: nivel experto
-180. competición

Yo por ejemplo he cogido unas botas de dureza 80. No las he cogido con una cifra menor por dos motivos; el primero es por todo el uso que voy a darle a las botas durante esta y más temporadas, y el segundo por la fuerza que ejerzo al realizar el correcto movimiento de flexión de tobillo, el cual es uno de los más básicos e importantes en la posición de esquí.


ESQUIS






Para el esquí alpino es mejor empezar con unos esquís lo más polivalentes posibles. Esto quiere decir que puedas darles uso en todo tipo de terrenos para poder “investigar”qué es lo que te gusta más- Así en un futuro si se desea, se podrán comprar unos esquís más específicos.
Es por ello que yo he cogido unos esquís ALL-MONTAIN, o lo que es lo mismo; para todo tipo de montaña. Son esquís de gama media, lo que significa que no son blandos ni duros, lo cual es importante si vas a mantenerte activo en el esquí aunque seas principiante.
-Unos esquís de gama baja serían unos esquís blandos, siendo los que suelen darse en alquiler a un principiante.
-Una gama alta serían lo esquís de un experto, utilizados generalmente para competición (mayor velocidad, mayor dureza, mayor agarre, etc…).
Por otro lado debemos de saber que los esquís tienen además un elemento llamado fijación o atadura. Aquí es donde encajamos nuestra bota de esquí. Con las fijaciones podemos regular que la bota pueda separarse del esquí con más o menos facilidad. De esta manera las fijaciones saltan o se abren frente a movimientos bruscos evitando posibles lesiones. Se regulan teniendo en cuenta nuestro peso y nuestro nivel de esquí, siendo por tanto la de un principiante de una fijación más baja.
*¿Qué tamaño escoger?: bueno, lo normal para empezar es que al apoyarlos en el suelo nos lleguen mínimo hasta la altura de la barbilla para que sean fáciles de manejar y girar. Cuanto más largos, en teoría seremos más veloces, pero la dificultad será mayor.

Se recomienda además que no sean más cortos de la altura de la barbilla. Hay unos esquís llamados “snowblade” que son muy cortitos y muy fáciles de manejar. Son muy divertidos pero no útiles para mejorar la técnica.
















BASTONES

El tamaño de los bastones depende de la altura de la persona. Una manera fácil de saberlo es cogiendo el bastón por debajo de la arandela boca abajo y haciendo una flexión del brazo de 90º aproximadamente con una ligera flexión de rodillas.




CASCO



Mucha gente va sin casco pero la realidad es que todo el mundo debería de llevarlo: niños, adultos, principiantes y avanzados. El motivo es obvio: tu seguridad. No es sólo cómo tú esquíes, sino

cómo esquíen los demás. Tener un accidente en la nieve no es algo que sólo dependa de ti. Yo he decidido llevarlo y creo que invertir en él es la decisión correcta.

Aparte de la seguridad hay otro elemento que me gusta mucho, y es que mantiene la cabeza bien calentita. Algo que el gorro muchas veces no consigue.
En las tiendas pueden medirte el diámetro de cabeza para ver tu talla, pero lo más fácil es que te lo pruebes y que te quede bien ajustado.
Acordaros: "Quien lleva esquís, lleva cuchillas bajo los pies". (Esto me lo dijo mi entrenador y da mucho que pensar, ¿no?).


GAFAS
 
No utilizar gafas de sol normales por muy buenas que sean. Esto es básicamente porque son de cristal y por tanto peligrosas. Además os entrará aire en los ojos con la velocidad y os llorarán.

Mirar que la lente tenga una buena protección solar. Yo he cogido unas de niebla para el sol, ni muy clara ni muy oscura (S2, lente media), pero para gustos los colores. Yo me siento cómoda con éstas porque además se ajustan a la cara de modo que no entra ni frío, ni aire, ni nieve.

GUANTES

Impermeables y lo más calentitos posibles. Yo he cogido unos de cuero para que no se estropeen rápido.


ROPA DE ABRIGO


Camiseta térmica
En mi primera entrada hablé del abrigo. Como ya dije si vas a darle uso lo mejor es invertir en algo que te vaya a proteger bien del frío. Yo soy una persona muy friolera y eso me daba miedo. Pero como no quiero que el frío me limite, me he encargado de encontrar una buena ropa de abrigo.

Hay que llevar varias capas, y como en cualquier otra época del año ir poniendo o quitando en función del frío que haga.


- Camiseta térmica y pantys térmicos: La primera capa en contacto con la piel debe de ser un buen térmico. Estas camisetas se ajustan a tu cuerpo y lo mantienen seco y caliente ya que alejan la humedad cuando sudas. NUNCA utilices camisetas de algodón como primera capa ya que en cuanto sudes te mantendrá mojado.

- Capa central: un jersey, un forro polar, etc... Lo importante es que nos aísle del frío y que sea transpirable. Si hace mucho frío puedes ponerte un windstopper (cortavientos) que es una capa delgada que nos protegerá de agua, frío y viento.

- Capa exterior: anorak, pantalones impermeables, mono, etc… Lo más importante es que sea transpirable, a prueba de viento y que ofrezca opciones de ventilación como puede ser cremalleras debajo de los brazos


CREMA SOLAR



Por último no debemos olvidarnos de la crema solar. Es casi más importante que en la propia playa. A medida que se asciende en altitud, los rayos ultravioletas se vuelven mucho más peligrosos. Además las gotas de agua actúan como lupas y la nieve y el hielo reflejan el 80% de los rayos del sol. Es como si nos expusiéramos casi el doble a las radiaciones. Por eso es una necesidad tener un factor solar de alta protección, no menor del 15 tanto días soleados como nublados.

Personalmente utilizo Ladival Alpin que es una crema de factor 30, especial para el frío y la montaña y con un stick labial incorporado. Además tiene un formato que permite llevarlo a mano y aplicar  tantas veces sea necesario.


* No os embadurnéis de crema. Habréis visto gente con la cara blanca. ¡¡No lo hagáis!! conseguiréis el efecto contrario y os quemaréis más.







jueves, 8 de noviembre de 2012

A MIS AMIGOS TREINTAÑEROS



Ruta Vielha-Casarilh
 Ya sólo faltan 4 semanas de preparación general  de las 6 semanas que llevo completadas. La semana pasada comprobé notables mejoras en mi rendimiento pero es ahora cuando tengo que ajustarme las tuercas. Aún puedo mejorar más este mes de noviembre. Sigo corriendo, montando en bici y yendo al gimnasio. Hay días que me cuesta…, sobre todo ahora que comienza a hacer frío y me entra la pereza. Muuucha pereza,jaja, pero estoy venciendo esas situaciones.

A parte de estos buenos resultados el sábado pasado fue mi cumpleaños. Así como a lo tonto he cumplido 31. Y llega ese pensamiento de: cómo pasa el tiempo.
No sé, parece que a partir de los 30 hay un pequeño bajón, fácilmente superable por falta de remedio, jaja. Y no, no me digáis que es una tontería. Casi todos los de mi quinta me lo han confesado. Si no te ha afectado absolutamente nada mi más sincera enhorabuena. De verdad. Pero hablo desde lo que yo conozco en mi entorno. No sabía si escribir sobre esto ya que hay muchos puntos de vista, diferentes situaciones y lógicamente diferentes formas de sentir el paso del tiempo. Pero al final me he animado a mojarme y compartir cómo lo siento yo.

Parece que a los ojos de la sociedad ya no eres tan joven. Y no sólo eso: uno debe ya tener una estabilidad, estar asentado, tener una “seguridad” al menos en el plano material, y lo más importante de todo: tener las cosas claras. Lo peor es que en mayor o menor medida casi te lo acabas creyendo. Eso si no te lo has creído ya. Y es aquí donde pego un brinco y sencillamente me digo ¿de verdad esto es así? entonces debo de ser un fracaso,jaja.

 Admiro a quienes tienen todo superclaro a los 18 años, y lo digo totalmente en serio. Hay quien averigua muy pronto lo que le apasiona. Pero ese no ha sido mi caso (seguro que no ha sido el caso de muchos). He tenido un proceso en el que buscando la claridad, otras cosas que creía claras se han ido desaclarando. Y así, pululando entre las dificultades de la crisis, el no querer aferrarme a nada y el interés o curioseo ante nuevas opciones de vida, he llegado hasta donde estoy hoy. De lo cual he de decir que no me arrepiento para nada.

 Sin embargo me veo queriendo ser esquiadora con 31 tacos. Parece una locura y sí: a veces me pregunto en qué estoy pensando. ¿No será un poco tarde para meterme en este follón? No puedo evitar pensar en cómo sería si hubiera tenido esta opción antes. Pero es que no hay nada que pensar. Esto ha ocurrido ahora; no antes.

 Encima, me doy cuenta de que me recupero peor de los esfuerzos que hace 10 años, que necesito descansar más, que no soy tan veloz… Joé, llegado a este punto parece que debería quedarme en casa y empezar a tomar sopitas. Y es precisamente en esta parte de mi texto donde quiero entrar en uno de los puntos más fuertes de este blog: LA EDAD.

 A mis amigos, a quienes leen mi blog, y en este caso dedicado a los treintañeros/as:

¡¡Que no comience la decadencia!! No os dejéis estar. Y me refiero a todos los ámbitos; no sólo el deportivo. Como sabéis mi objetivo no es sólo deportivo sino que también sigue una línea de cambio profesional. Y sí, a mi también me asusta equivocarme o no ser capaz de responder físicamente como quisiera. Pero decir que estoy mayor… Decir que estás mayor es una comodidad que no convence a nadie. Somos jóvenes digan lo que digan y penséis lo que penséis. Los años son un número que nos carga si nosotros decidimos que nos cargue. Puede que no tengas la misma energía que antes, pero sigues teniéndola. ¡No la anules!

 ¿De verdad sientes que tu potencial se ha quedado por el camino? ¿ que no puedes adquirir nuevas habilidades? ¿que no das más de sí? Porque si es así, me alegro decirte que te equivocas:
 
Aún estás a tiempo de mejorar, de empezar, de aprender y de reinventarte. 
 
 
 
Os dejo estos enlaces que me han parecido interesantes.



 

 P.D: agradecer a mis padres que hayan venido a verme este puente pasado. Sé de primera mano que el lugar os ha gustado mucho y por eso espero que volváis pronto. Gracias J

 
jueves, 25 de octubre de 2012

PREPARACIÓN GENERAL: CICLISMO Y ESQUÍ




En términos generales el entrenamiento de esquí alpino requiere sobre todo de fuerza, resistencia anaeróbica, potencia y resistencia a la fuerza. Sin embargo, sin entrar en el entrenamiento de un esquiador de alto rendimiento, es importante mejorar nuestra resistencia aeróbica y adquirir una buena base antes de comenzar la temporada de esquí. Esto nos ayudará a retrasar los efectos de la fatiga, aguantar los posibles esfuerzos y sobre todo disfrutar mucho más de la nieve y de la montaña.

Es por ello que aparte de entrenar en el gimnasio es interesante practicar otros deportes que desarrollen nuestra capacidad aeróbica (nuestra resistencia). A mí personalmente me gusta ir a correr, sin embargo si queremos mejorar en más aspectos relacionados con la preparación del esquí, la bicicleta es uno de los deportes más recomendables.
 
Aunque el esquí tiene componentes muy diferentes a los del ciclismo (entre otros realiza ejercicio isométrico y esfuerzos más breves y explosivos), la bicicleta de montaña desarrolla una potencia en las piernas que nos beneficiará directamente sobre los esquís. Además aunque no existe una transferencia directa entre un deporte y otro como lo hay con el patinaje, si que hay una transferencia a nivel de equilibrio y de coordinación así como una gran mejora del rendimiento. 
Recogiendo información he podido constatar que generalmente los buenos ciclistas de montaña tienen menos dificultades para mejorar su nivel de esquí que deportistas que proceden de otras modalidades, y que a su vez los buenos esquiadores suelen mostrar un buen rendimiento en ciclismo.
 
¡Así que ánimo!, antes de que comience la temporada, pon a punto a tu bici y ponle energía. Seguro que no te arrepentirás.

viernes, 12 de octubre de 2012

UN DÍA CUALQUIERA



Hoy es uno de esos días en los que siento que no puedo con nada. Me duele el cuerpo y la energía me ha abandonado. Abro los ojos por la mañana y lo único que pienso es: “puffff””. Podría quedarme durmiendo más, pero la voz de la conciencia me dice que me levante.
Tengo el día entero para ir a entrenar, pero no tengo ganas. Realmente pienso que no podré y sólo de pensarlo me canso.
Pasa la mañana y todavía no he hecho amago de hacer algo. Sigo en pijama y lo único que me apetece es estar sentada en el sillón. Desayuno, como, … qué pereza. Y yo sigo en pijama.

Es uno de esos días que todo  te molesta. Que no quieres que te de ni un rayo de sol. Y lo único que consigo es aumentar el mal humor a medida que pasan las horas. Me dejo estar.

Pero sé que debo de hacer algo. A pesar de los dolores y del cansancio me pongo en pie. No con mucho ímpetu pero busco mis mayas de la bici. Camiseta, coleta, zapatillas... ufff. No creo que pueda hacer mucho pero por lo menos ya estoy vestida. Voy a salir a despejarme. Mejor algo que nada.

Salgo por la puerta y cojo mi bici. Para quitar hierro me digo; " no te preocupes, haz sólo lo que puedas. Hoy no es tu día".
Comienzo a pedalear y empiezo a sentirme bien. Me cuesta pillar el ritmo pero por lo menos ya respiro aire fresco. Los pensamientos empiezan a tomar otro color. Ya no quiero hacer menos de lo que me corresponde. Tengo que subir a Artíes y bajar.

Subo hasta llegar. Pero una vez allí, para sorpresa mía me digo: PUEDO MÁS. Llego a la entrada de Salardú y siento que puedo aún más. Y al fin, llego más allá de donde pensé que no conseguiría en semanas. Me siento feliz. Tanto que me doy media vuelta y me voy directa al gimnasio.

 
Este era un día cualquiera, un día en que ni la fuerza ni los buenos pensamientos me acompañaban. Un día de los muchos que me han atrapado durante años y que no quiero que se vuelvan a repetir. Porque me demuestro continuamente que puedo mucho más de lo que pienso.

Creer en uno mismo, hacer caso omiso a quienes creen que lo que haces es poco o absurdo, superar el pesimismo, no preguntar a todo ¿para qué?, y afrontar que lo bueno también requiere esfuerzo y voluntad. Esa es mi conclusión.

 en contra del dicho popular "Querer es poder", para mí:

QUERER NO ES SIEMPRE PODER pero sin duda,  MÁS HACE EL QUE QUIERE QUE EL QUE PUEDE


domingo, 7 de octubre de 2012

SIN PRISA PERO SIN PAUSA



Mañana termino mi segunda semana de entreno. Empecé la primera más o menos suave pero en esta he subido la intensidad y he comenzado a ir al gimnasio. La verdad es que no soy chica de gimnasio. No me gusta hacer deporte en un lugar cerrado y las pesas me resultan monótonas y aburridas. Pero sé que hay que hacerlo si quiero obtener buenos resultados. Debo de ponerle ganas. Es fundamental fortalecer  la musculatura ya que sólo hacer ejercicio aeróbico no es suficiente. Al igual que no sería suficiente que llegara la temporada de esquí y sólo aprendiera a esquiar. Si, aprendería a esquiar, pero en el momento de querer progresar me estancaría. Recordemos que “no se hace deporte para hacer ejercicio; se hace ejercicio para hacer deporte”.

Un amigo me comentó que esquiar es fácil. Que en unos días o una “Semana Blanca” , uno sabía hacerlo. Bueno… discrepo. Creo que todos somos capaces de aprender lo más básico en una semana y ser capaces de deslizarnos  por las pistas. Yo lo he hecho sin recibir ni una sola clase y me lo he pasado de miedo. Pasárselo bien es genial.
Pero yo a eso no lo llamo saber esquiar. Seamos honestos con nosotros mismos. Yo ahora soy consciente de lo requetemalísima que era. Y además pensaba que por no caerme era una crack, jaja. ¿Alguien se siente identificado? Y que conste que no caerse es un logro cuando por fin lo consigues. Pero por favor, no es lo mismo nadar a perrito que nadar a mariposa. Las dos cosas son nadar, pero no vayamos a comparar…
 
Quiero concienciaros de que el esquí es un deporte muy técnico y requiere de esfuerzo y dedicación. Y yo debo decir que aunque me deslizo, no tengo ni idea de esquiar.

Con respecto a mi entrenamiento (lo podéis ver en la pestaña de Planificación), me traje la bicicleta de montaña y la de carretera la dejé durmiendo en Madrid pensando que no la daría uso. Y ahora me arrepiento porque le estoy cogiendo gustillo. De momento subo desde Vielha hasta Artíes que son 6,5 Km de subida y luego bajo. Pero estoy empeñada en ir subiendo pueblecito por pueblecito. El siguiente es Gessa, Salardú, Tredós… y lo que me dé el cuerpo. Ahora mismo me duele literalmente el culo; síntoma de que estoy haciendo las cosas bien. Comentar que la bici es una buena transferencia al esquí por el equilibrio y por el fortalecimiento de las piernas.

De momento hacer 4 días de aeróbico (bici o carrera continua) y 3 o 4 días de pesas no está mal. Ayer recibí mis esquís nuevos y estoy muy contenta. Ya voy entrando en situación y centrándome. Siento un cambio de actitud en mí y me gusta.

Por lo demás la vida aquí es muy tranquila. Me estoy adaptando bien y espero ir conociendo gente y nuevas rutas.  Prometo poner fotos J

¡Hasta la próxima semana! 

Mi foto
Innsbruck, Tirol, Austria

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.