jueves, 29 de noviembre de 2012

¡A cuatro días para empezar!


Horas después de escribir mi última entrada comenzó a nevar. ¡Y no ha parado! abren las pistas de Baqueira-Beret este mismo sábado 1 de diciembre. Tengo toda mi equipación preparada y me queda comprar el forfait que será para toda la temporada. Excluye poder ir los días festivos y fines de semana pero a mí me va genial puesto que sale casi a mitad de precio. Además los días festivos seguramente haya demasiada gente. Prefiero tener un poco de espacio para caerme o lo que sea,jaja, sin molestar a nadie. Ver a mucha gente  me pone un poco nerviosa. 
Esta semana me la estoy tomando de descanso y si todo está en orden ¡empiezo a esquiar el próximo lunes!

Os dejo una foto que he hecho hoy desde mi terraza :-)




lunes, 26 de noviembre de 2012

PROPIOCEPCIÓN Y ESQUÍ


Ya no queda nada. Los pronósticos dicen que comenzará a nevar el martes. ¡¡Eso espero!! Llevo 9 semanas de preparación general y me siento fuerte aunque a la vez con ganas de cambiar. La rutina me anula y creo que esto tiene que ver con el entrenar sola. Por norma general me gusta, pero echo de menos unirme a un grupillo o al alguien de vez en cuando. Como hacía cuando corría en las pistas de atletismo de Torrejón . Cada uno a lo suyo pero no solos. (Un saludo compañeros). Y es que el deporte también está para eso. Para relacionarse con los demás.  O por lo menos yo lo siento así. Y no sé porqué pero a mí cada día me cuesta más.

Aquí todavía no conozco a nadie pero pienso que esta situación cambiará cuando empiece a subir a las pistas. O por lo menos eso me gustaría. Porque digo yo que la vida no es sólo correr, ir al gimnasio o esquiar. Por ahora estoy en plan huraña dejándome llevar por los acontecimientos. Algo que no va mucho conmigo y que me seca. Siento un poco de apatía. ¿Me estaré volviendo aburrida?? Entre la vida que tuve en Alemania y ahora esto, me queda poco para comprarme la botella de licor. Supongo que debo dar tiempo al tiempo. Pero bueno, la voluntad de momento no me falla y ese es una gran punto a favor.

También estoy planteándome ir a las clases de spinning que me ofrecen en el gym. En cuanto empiece a nevar no voy a poder continuar cogiendo la bici. Pero quiero esperar a ver cómo de duro será mi entrenamiento en las pistas. No me gustaría ir dos días a las clases y no volver. Así que sólo me queda esperar con esta incertidumbre y ganas de saber cómo será el comienzo.

Dicho todo esto y habiéndoos ubicado, voy a hablaros de la propiocepción en el esquí. No quiero alargarme, asi que he hecho un resumen sencillito para  explicar brevemente qué es y para qué sirve.


La propiocepción es la capacidad del cuerpo de detectar el movimiento y posición de las articulaciones, las sensaciones que experimenta, y la capacidad del cerebro para reaccionar a estos estímulos. De esta manera, a través de ejercicios propioceptivos, el cuerpo mantiene las articulaciones en una posición correcta actuando como mecanismo de defensa ante movimientos que pueden lesionarnos.

Si nuestra propiocepción no es correcta o no actúa con la rapidez y eficacia suficiente, será más fácil que se produzcan lesiones. Estas pueden darse ante un movimiento exagerado o fuera de lo normal como puede ser tropezar con un bache, caer en un lugar inestable, apoyarse mal el pie al bajar un escalón,etc... Pero si la entrenamos podemos fortaler nuestra musculatura y reforzar estructuras internas como tendones y ligamentos. Y esto nos ayudará a mejorar movimientos que realizamos en nuestra vida diaria.

En el esquí la importancia de la propiocepción es mucho mayor debido a que realizamos movimientos mucho más específicos. Tengamos en cuenta que el movimiento del esqui no es natural y que el terreno en el que nos movemos es mayormente irregular e inestable.


Bosu
Uno de los aparatos ideales para conseguir mejorar nuestra propiocepción y control postural es el BOSU o el PLATO DE BOHLER. Debido a su inestabilidad, el ejercicio con el bosu mejora la fuerza, la coordinación, el equilibrio, y la velocidad de reacción. También ayuda a responder con mayor eficacia determinadas situaciones que podemos encontrar esquiando. Los músculos se adaptarán mejor a las superficies irregulares y esto favorecerá el reequilibrio  y los cambios de posición.



He de decir que nunca antes habia utilizado este aparato. Para ser sincera, nunca había tenido ningún tipo de interés. Pero sabía que para mejorar debía de hacerme a la idea y ahora me gusta.
Yo utilizo un plato de Bohler. Es un tanto original ya que es de madera y hecho a mano. Esta en el gimnasio que voy y tiene ya sus años. Me gusta porque es bastante más
inestable que los bosus pero valen igualmente.

Plato de Bohler

Empecé a utilizarlo al principio de mi preparación general y no era capaz de subirlo. Mucho menos sin ayudarme de la pared. Pero poco a poco conseguí subirlo sin caerme. Mi mayor logro hasta ahora ha sido hacer sentadillas con una sola pierna.
Todavía tengo que mejorar mi posición y fortalecer mucho más las piernas, pero de momento parece que voy por buen camino. Además, he dejado de tener molestias en mi rodilla izquierda. Arrastraba molestias de un esguince que me hice hace unos 9 años, y desde que hago estos ejercicios vuelvo a poder hacer sentadillas o ponerme de cuclillas.
 


Estos son los ejercicios que yo de momento hago, pero si estáis interesados hay una amplia variedad. Os lo aconsejo porque activaréis músculos que no conseguiréis de otra manera o haciendo sólo pesas.







domingo, 18 de noviembre de 2012

PRIMERA EQUIPACIÓN

NOVIEMBRE 2012


PRIMERA EQUIPACIÓN DE ESQUI

Eres principiante y hasta ahora sólo has esquiado con un material alquilado. Pero te das cuenta de que quieres aprender mucho más y esquiar todos los años. Y es en este momento cuando decides que te gustaría tener tu propia equipación de esquí. Sin embargo no sabes ni qué, ni cómo empezar a elegir el material. Todo te parece igual.

Esto me ha ocurrido a mí. Se supone que estás empezando y cuando te hablan de qué botas son mejores o peores para ti, te dicen que te recomiendan estas o las otras. Te dejas guiar pero en realidad no te estás enterando de nada. ¡Qué alguien me diga porqué tengo que comprarme estás de color azul si a mi me gustan más las rojas! Jaja.

Es por esto que voy a explicar lo más sencillo posible, tal y como yo lo estoy aprendiendo, cómo elegir tu primera equipación o por lo menos a entender lo que te están recomendando.


BOTAS

Tener unas adecuadas botas de esquí es imprescindible. La mejor manera de saber que una bota te queda bien es sacar una especie de bota blanda o botín que tienen en el interior. Nos ponemos de pie y nos aseguramos que los dedos de los pies están estirados. Si sentimos que chocan con la punta realizamos una flexión de tobillo de manera que el talón se pegue lo máximo posible a la parte de atrás. Si al hacer este movimiento sentimos los dedos libres de roce con la punta, estas serán nuestras botas. Esto es debido a que el botín está hecho de un material que va cediendo con el uso. Por eso, no debemos denegar una bota sólo porque nos apriete.



Dureza de la bota: las botas se clasifican según la dureza que tienen en la zona del la tibia y el empeine .A mayor dureza, mayor presión podrás hacer sobre el esquí. Cuanto menor sea la dureza, se perderá la efectividad del apoyo sobre esta zona. Las cifras de dureza oscilan más o menos entre:

-40: nivel inicial
-130: nivel experto
-180. competición

Yo por ejemplo he cogido unas botas de dureza 80. No las he cogido con una cifra menor por dos motivos; el primero es por todo el uso que voy a darle a las botas durante esta y más temporadas, y el segundo por la fuerza que ejerzo al realizar el correcto movimiento de flexión de tobillo, el cual es uno de los más básicos e importantes en la posición de esquí.


ESQUIS






Para el esquí alpino es mejor empezar con unos esquís lo más polivalentes posibles. Esto quiere decir que puedas darles uso en todo tipo de terrenos para poder “investigar”qué es lo que te gusta más- Así en un futuro si se desea, se podrán comprar unos esquís más específicos.
Es por ello que yo he cogido unos esquís ALL-MONTAIN, o lo que es lo mismo; para todo tipo de montaña. Son esquís de gama media, lo que significa que no son blandos ni duros, lo cual es importante si vas a mantenerte activo en el esquí aunque seas principiante.
-Unos esquís de gama baja serían unos esquís blandos, siendo los que suelen darse en alquiler a un principiante.
-Una gama alta serían lo esquís de un experto, utilizados generalmente para competición (mayor velocidad, mayor dureza, mayor agarre, etc…).
Por otro lado debemos de saber que los esquís tienen además un elemento llamado fijación o atadura. Aquí es donde encajamos nuestra bota de esquí. Con las fijaciones podemos regular que la bota pueda separarse del esquí con más o menos facilidad. De esta manera las fijaciones saltan o se abren frente a movimientos bruscos evitando posibles lesiones. Se regulan teniendo en cuenta nuestro peso y nuestro nivel de esquí, siendo por tanto la de un principiante de una fijación más baja.
*¿Qué tamaño escoger?: bueno, lo normal para empezar es que al apoyarlos en el suelo nos lleguen mínimo hasta la altura de la barbilla para que sean fáciles de manejar y girar. Cuanto más largos, en teoría seremos más veloces, pero la dificultad será mayor.

Se recomienda además que no sean más cortos de la altura de la barbilla. Hay unos esquís llamados “snowblade” que son muy cortitos y muy fáciles de manejar. Son muy divertidos pero no útiles para mejorar la técnica.
















BASTONES

El tamaño de los bastones depende de la altura de la persona. Una manera fácil de saberlo es cogiendo el bastón por debajo de la arandela boca abajo y haciendo una flexión del brazo de 90º aproximadamente con una ligera flexión de rodillas.




CASCO



Mucha gente va sin casco pero la realidad es que todo el mundo debería de llevarlo: niños, adultos, principiantes y avanzados. El motivo es obvio: tu seguridad. No es sólo cómo tú esquíes, sino

cómo esquíen los demás. Tener un accidente en la nieve no es algo que sólo dependa de ti. Yo he decidido llevarlo y creo que invertir en él es la decisión correcta.

Aparte de la seguridad hay otro elemento que me gusta mucho, y es que mantiene la cabeza bien calentita. Algo que el gorro muchas veces no consigue.
En las tiendas pueden medirte el diámetro de cabeza para ver tu talla, pero lo más fácil es que te lo pruebes y que te quede bien ajustado.
Acordaros: "Quien lleva esquís, lleva cuchillas bajo los pies". (Esto me lo dijo mi entrenador y da mucho que pensar, ¿no?).


GAFAS
 
No utilizar gafas de sol normales por muy buenas que sean. Esto es básicamente porque son de cristal y por tanto peligrosas. Además os entrará aire en los ojos con la velocidad y os llorarán.

Mirar que la lente tenga una buena protección solar. Yo he cogido unas de niebla para el sol, ni muy clara ni muy oscura (S2, lente media), pero para gustos los colores. Yo me siento cómoda con éstas porque además se ajustan a la cara de modo que no entra ni frío, ni aire, ni nieve.

GUANTES

Impermeables y lo más calentitos posibles. Yo he cogido unos de cuero para que no se estropeen rápido.


ROPA DE ABRIGO


Camiseta térmica
En mi primera entrada hablé del abrigo. Como ya dije si vas a darle uso lo mejor es invertir en algo que te vaya a proteger bien del frío. Yo soy una persona muy friolera y eso me daba miedo. Pero como no quiero que el frío me limite, me he encargado de encontrar una buena ropa de abrigo.

Hay que llevar varias capas, y como en cualquier otra época del año ir poniendo o quitando en función del frío que haga.


- Camiseta térmica y pantys térmicos: La primera capa en contacto con la piel debe de ser un buen térmico. Estas camisetas se ajustan a tu cuerpo y lo mantienen seco y caliente ya que alejan la humedad cuando sudas. NUNCA utilices camisetas de algodón como primera capa ya que en cuanto sudes te mantendrá mojado.

- Capa central: un jersey, un forro polar, etc... Lo importante es que nos aísle del frío y que sea transpirable. Si hace mucho frío puedes ponerte un windstopper (cortavientos) que es una capa delgada que nos protegerá de agua, frío y viento.

- Capa exterior: anorak, pantalones impermeables, mono, etc… Lo más importante es que sea transpirable, a prueba de viento y que ofrezca opciones de ventilación como puede ser cremalleras debajo de los brazos


CREMA SOLAR



Por último no debemos olvidarnos de la crema solar. Es casi más importante que en la propia playa. A medida que se asciende en altitud, los rayos ultravioletas se vuelven mucho más peligrosos. Además las gotas de agua actúan como lupas y la nieve y el hielo reflejan el 80% de los rayos del sol. Es como si nos expusiéramos casi el doble a las radiaciones. Por eso es una necesidad tener un factor solar de alta protección, no menor del 15 tanto días soleados como nublados.

Personalmente utilizo Ladival Alpin que es una crema de factor 30, especial para el frío y la montaña y con un stick labial incorporado. Además tiene un formato que permite llevarlo a mano y aplicar  tantas veces sea necesario.


* No os embadurnéis de crema. Habréis visto gente con la cara blanca. ¡¡No lo hagáis!! conseguiréis el efecto contrario y os quemaréis más.







jueves, 8 de noviembre de 2012

A MIS AMIGOS TREINTAÑEROS



Ruta Vielha-Casarilh
 Ya sólo faltan 4 semanas de preparación general  de las 6 semanas que llevo completadas. La semana pasada comprobé notables mejoras en mi rendimiento pero es ahora cuando tengo que ajustarme las tuercas. Aún puedo mejorar más este mes de noviembre. Sigo corriendo, montando en bici y yendo al gimnasio. Hay días que me cuesta…, sobre todo ahora que comienza a hacer frío y me entra la pereza. Muuucha pereza,jaja, pero estoy venciendo esas situaciones.

A parte de estos buenos resultados el sábado pasado fue mi cumpleaños. Así como a lo tonto he cumplido 31. Y llega ese pensamiento de: cómo pasa el tiempo.
No sé, parece que a partir de los 30 hay un pequeño bajón, fácilmente superable por falta de remedio, jaja. Y no, no me digáis que es una tontería. Casi todos los de mi quinta me lo han confesado. Si no te ha afectado absolutamente nada mi más sincera enhorabuena. De verdad. Pero hablo desde lo que yo conozco en mi entorno. No sabía si escribir sobre esto ya que hay muchos puntos de vista, diferentes situaciones y lógicamente diferentes formas de sentir el paso del tiempo. Pero al final me he animado a mojarme y compartir cómo lo siento yo.

Parece que a los ojos de la sociedad ya no eres tan joven. Y no sólo eso: uno debe ya tener una estabilidad, estar asentado, tener una “seguridad” al menos en el plano material, y lo más importante de todo: tener las cosas claras. Lo peor es que en mayor o menor medida casi te lo acabas creyendo. Eso si no te lo has creído ya. Y es aquí donde pego un brinco y sencillamente me digo ¿de verdad esto es así? entonces debo de ser un fracaso,jaja.

 Admiro a quienes tienen todo superclaro a los 18 años, y lo digo totalmente en serio. Hay quien averigua muy pronto lo que le apasiona. Pero ese no ha sido mi caso (seguro que no ha sido el caso de muchos). He tenido un proceso en el que buscando la claridad, otras cosas que creía claras se han ido desaclarando. Y así, pululando entre las dificultades de la crisis, el no querer aferrarme a nada y el interés o curioseo ante nuevas opciones de vida, he llegado hasta donde estoy hoy. De lo cual he de decir que no me arrepiento para nada.

 Sin embargo me veo queriendo ser esquiadora con 31 tacos. Parece una locura y sí: a veces me pregunto en qué estoy pensando. ¿No será un poco tarde para meterme en este follón? No puedo evitar pensar en cómo sería si hubiera tenido esta opción antes. Pero es que no hay nada que pensar. Esto ha ocurrido ahora; no antes.

 Encima, me doy cuenta de que me recupero peor de los esfuerzos que hace 10 años, que necesito descansar más, que no soy tan veloz… Joé, llegado a este punto parece que debería quedarme en casa y empezar a tomar sopitas. Y es precisamente en esta parte de mi texto donde quiero entrar en uno de los puntos más fuertes de este blog: LA EDAD.

 A mis amigos, a quienes leen mi blog, y en este caso dedicado a los treintañeros/as:

¡¡Que no comience la decadencia!! No os dejéis estar. Y me refiero a todos los ámbitos; no sólo el deportivo. Como sabéis mi objetivo no es sólo deportivo sino que también sigue una línea de cambio profesional. Y sí, a mi también me asusta equivocarme o no ser capaz de responder físicamente como quisiera. Pero decir que estoy mayor… Decir que estás mayor es una comodidad que no convence a nadie. Somos jóvenes digan lo que digan y penséis lo que penséis. Los años son un número que nos carga si nosotros decidimos que nos cargue. Puede que no tengas la misma energía que antes, pero sigues teniéndola. ¡No la anules!

 ¿De verdad sientes que tu potencial se ha quedado por el camino? ¿ que no puedes adquirir nuevas habilidades? ¿que no das más de sí? Porque si es así, me alegro decirte que te equivocas:
 
Aún estás a tiempo de mejorar, de empezar, de aprender y de reinventarte. 
 
 
 
Os dejo estos enlaces que me han parecido interesantes.



 

 P.D: agradecer a mis padres que hayan venido a verme este puente pasado. Sé de primera mano que el lugar os ha gustado mucho y por eso espero que volváis pronto. Gracias J

 
Mi foto
Innsbruck, Tirol, Austria

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.