sábado, 19 de diciembre de 2015

ESQUIAR CON NIÑOS - PREPARACIÓN Y EQUIPACIÓN


Son muchos los padres o familiares que se ven un poco perdidos en el momento de preparar a los niños ante sus primeros días de esquí o sus primeras clases. Es normal, sobre todo si ellos o vosotros también estáis comenzando. Voy a intentar facilitar ese proceso con cosas sencillas para empezar. Tener además en cuenta que la mayoría de los puntos que voy a abarcar son también aplicables para los adultos.


ABRIGO: Pongamos un ejemplo. Imaginemos que es la primera vez que vas a esquiar con los peques y te ves en el momento de prepararlo. Miras por la ventana y hace sol. ¡¡Perfecto!! no hace frío... ¡Error! mira siempre las condiciones del tiempo, pues el que haga sol no es sinónimo de calor. Al igual sucede al contrario: día gris no es equivalente a frío extremo.
 ¿Por qué es importante saber las temperaturas? Son muchos los niños que llegan con
exceso de abrigo y no pueden casi ni moverse. Lo pasan mal y sudan continuamente. Lo mismo ocurre al contrario: niños que van poco abrigados y que al rato se quedan congelados. Informémonos de las temperaturas, tiempo, viento y abriguémoslos acorde a ello. Lo idóneo es por capas:

1. Camiseta térmica o larga que no sea de algodón ( El algodón se empapa de sudor porque no transpira, lo que significa quedarse mojado).
2. Chaqueta, sudadera o chaleco de forro polar.
3. Abrigo/chaqueta de esquí (impermeable y transpirable).


PANTALONES O MONO DE ESQUÍ: Importante que sean impermeables. Si las temperaturas son muy bajas ponerles leggins largos debajo. Al ponerles las botas, poner la funda impermeable del pantalón  por encima de ellas y no por dentro.

CALCETINES: los calcetines tienen que ser gorditos y largos (hasta debajo de la rodilla). Si los calcetines son cortos, luego habrá problemas con las botas ya que no tapan las zonas en las que la pierna tiene contacto con la bota. Además suelen arrugarse haciéndoles daño en los laterales del pie. Conclusión: calcetines largos y bien estirados. Y al igual que la camiseta, que no sean de algodón :-)

GUANTES: es importante escoger unos guantes del tamaño de sus manos. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que si tienen unos guantes demasiado grandes se les caen a cada rato. Uno va a estar más preocupado de que no se les caigan que otra cosa. Además ellos tienden a quitárselos si no se sienten cómodos. Por otro lado si los guantes son muy pequeños, en cuanto se los quitemos por alguna necesidad luego es imposible volvérselos a poner. Los dedos no les entran y aún se hace más difícil con la humedad.
Seamos sensatos, los niños juegan con la nieve y los guantes son importantes. Cuando son muy pequeños (de 3 a 6 años aproximadamente), yo soy partidaria de escoger unas manoplas bien calentitas. Son superfáciles de poner incluso para ellos que es también de lo que se trata.
 
BUFANDA O BRAGA: no dejemos nunca el cuello al descubierto. Si queremos también tapar la cabeza porque hace mucho frío, lo mejor es un pasamontañas que le tape bien las orejas.

 
GAFAS DE ESQUÍ: gafas de ventisca (de esquí ) y no gafas normales de sol. De esta manera evitamos que se les meta nieve por los ojos, molestias con el viento, evitamos que se les caigan, que se les empañen y además protegemos sus ojos al 100%. Si tienen gafas graduadas ahora
venden gafas de esquí diseñadas para que los niños puedan llevarlas debajo.



CASCO: Obligatorio. Que se ajuste bien a la cabeza. Si lleva pasamontañas probárselo con él ya puesto.

BOTAS Y ESQUIS: lo normal es que al principio los alquilemos ya que los niños crecen muy rápido.  En las tiendas de alquiler se van a encargar de buscar cuales son los esquís ideales así como las botas. Pero si se tiene la intención de ir mucho a esquiar durante toda la temporada o te los van a prestar, ten en cuenta que las botas tienen que tener un poco de espacio en la punta del pie y que los esquís deben llegarles aproximadamente a la altura de la barbilla. No más largos que su altura puesto que les vas a dificultar el aprendizaje. Tampoco cojamos esquís de hace 30 años porque te lo has prestado alguien con toda su buena voluntad... (que conste que lo he visto hacer). Los esquís actuales facilitan los giros y además seguro que nos gusta que nuestro niño/a aprenda en igualdad de condiciones que los demás.
Si vemos que los esquís no deslizan llevémoslos a la tienda para que les apliquen cera.
Prestar atención de no ponerles las botas al revés. Las hebillas tienen que cerrarse en los laterales exteriores de la bota y el pie debe estar bien sujeto.

















BASTONES: los niños cuando empiezan en realidad no necesitan los bastones. Es una cuestión de aprendizaje. Pero es cierto que a muchos de ellos les hace ilusión llevarlos. Se preguntan ¿por qué tú puedes y ellos no?. Y en realidad si te pones en su lugar tienen toda la razón jaja. Somos su ejemplo y ellos aprenden de lo que ven.
Bueno, yo aquí intentaría manejar la situación de la mejor forma posible. Déjales disfrutar de los bastones en zonas llanas para que aprendan a empujarse o sencillamente que se familiaricen con ellos. Pero eso si, para hacer sus primeros descensos hay que convencerles que es mejor que no los
lleven.

CREMA DE SOL: por favor, no hay que dejar a los niños más blancos que a un muñeco de nieve. La crema de sol se pone una hora o media hora antes para que la piel lo absorba. El poner más crema no es sinónimo de mayor protección. Lo que hay que hacer es echarles crema cada determinado tiempo. Los días que no se ve mucho el sol también.
Como curiosidad, el que una crema sea de un factor más alto o más bajo no significa que tenga mayor o menor protección. Una mayor factor significa que una crema dura más tiempo sin necesidad de volverte a echar. 

PAÑUELOS DE PAPEL: si vas a dejarles en un curso déjales un paquete en el bolsillo. Los profesores suelen estar preparados pero no está demás que él también lo esté.

PEQUEÑA MERIENDA: en las clases dependiendo de la duración de ésta y de la edad, a veces se hace una pequeña pausa para recargar energías. Prepara una bolsita de plástico con un sandwich y un zumito dentro (por poner un ejemplo) y métesela en el bolsillo de la chaqueta.
El equiparles con una mochila aunque sea pequeña, al final es un estorbo. Y a no ser que sea por un caso especial, el profesor tampoco tiene porqué llevar las mochilas de los niños.


Otra opción muy concurrida es darle dinero al profesor, pero reconozco que a mi no me termina de gustar. Ando con mucho cuidado con el tema de las comidas, alergias, etc... Ante la duda, mejor que se lo lleven todo preparado de casa que no cuesta nada.

IDENTIFICACIÓN: ojalá no te ocurra nunca pero por si acaso un niño se pierde, lo ideal es meterles en el bolsillo una tarjeta con su  nombre, edad, tu nombre y número de teléfono ( aparte de lo que quieras aportar). Por otro lado, sea cual sea la edad, decidles a quien deberían dirigirse. Por ejemplo: "acércate a los que van vestidos de color verde".



MOCHILA DE LOS PADRES: entre otras cosas lleva siempre agua, calcetines, camiseta y ropa interior de recambio, así como gorro para cuando se quite el casco.


 
 
* La edad a la que pueden empezar a esquiar los niños así como el aprendizaje del esquí, lo desarrollaré con detalles en mi siguiente artículo. Pero como referencia pensemos que a partir de los 4 años suele ser la edad más adecuada. Aquí dejo además otros dos artículos relacionados:

- Primera equipación de esquí (adultos)
- Algunos consejos


jueves, 17 de diciembre de 2015

PRIMER NIVEL AUSTRIA (2ª PARTE)


El pasado fin de semana finalizaba el Primer nivel en Austria. Me siento contenta de decir que lo pasé sin problemas. El examen constaba de tres partes que se hacen en diferentes días. El primero trata de dar una clase de esquí para adultos. A sorteo te toca un elemento a enseñar y te tienes que poner en el papel de profesor. El segundo es un examen escrito de toda la teoría cursada. Y el tercero es un exámen técnico. En este último debemos hacer una bajada con giros en cuña, otra bajada en cuña conducida (cuña terminando en paralelo) y por último lo que aquí llaman el corredor, que es bajar en paralelo conducido en una pendiente elevada. Se debe empezar con giros amplios y progresivamente se reduce el radio hasta terminar en giro corto (como un embudo). Al final del corredor debes de parar de golpe y en un punto determinado. Te lo facilitan ya  que te lo señalizan para no perder referencias. Los examinadores son externos, es decir, no te examinan los formadores que nos han impartido el curso. Un punto extra porque estoy a favor de la imparcialidad en exámenes de este tipo.

Esperando a examinarnos
 
 
Aquí con mi compañera Tessa
 
 
He de decir que mi mayor celebración ha sido más por el motivo del idioma. Explicar movimientos técnicos en alemán así como el exámen teórico me tenía un poco nerviosa. No hubo más secreto que el de estudiar y traducir lo intraducible jajaja. Me siento bien, a día de hoy puedo decir que no tengo prácticamente problemas de comunicación.

Como datos a añadir tuvimos un día que se nos grabó para vernos. Me gustó que se analizara también a los formadores para mejorar sus demostraciones.
De entre todas las materias teóricas me encantó la dedicada a los niños. Le dan mucha importancia ya que como muchos sabéis son el corazón de las escuelas. A nivel práctico te dan muchos recursos que personalmente desconocía (juegos, juguetes en la nieve, ejercicios, etc... ). Aquí las escuelas suelen tener mucho material para hacer circuitos (cuerdas, conos, tubos, platillos,
banderines, aros....). En cuanto a aprendizaje vuelvo a caer en un tema: te dejan bien clarito que los niños tienen que aprender a cantear antes que a derrapar. En fin... aquí cada profesor que tome su propia perspectiva. Yo ya he cogido la mía quedándome con lo que más me ha convencido.

Clase dedicada a niños



¿Qué he echado en falta?
Creo que se enseñan ejercicios pero que no se explica la finalidad de cada uno. Importante para quien va a ser por primera vez profesor, ¿no?. Acorde con esto no se enseña a analizar a un alumno para observar sus carencias, sus fallos o como no sus puntos fuertes. Con la carga horaria que hay lo cierto es que no da tiempo, pero aprender a elaborar un plan de aprendizaje me parece un detalle imprescindible en un profesor. Sobre todo teniendo en cuenta que con el Anwärter puedes dar todos los niveles siempre y cuando sea en pistas (verdes, azules, rojas y negras).
Tampoco da tiempo a aprender a enseñar el paralelo conducido. Lo cursamos sólo a modo de aprendizaje personal.

Eso sí, todo lo que el Anwärter se deja en el tintero lo cursas en el Landeslehrer (Td2) donde parece que ya se encargan de  apretarte bien las tuercas . Como información, en el artículo anterior comenté que  no había prueba de acceso. Bueno, pues resulta que si que la hay pero para hacer el Landeslehrer que sería equivalente a un TD2.


* Para menos lío, he aquí los niveles de la Formación de un profesor de esquí en Austria y lo que serían más o menos sus equivalentes en España:

1. Anwärter = TD1
2. Landeslehrer = TD2
3. Diplom - skilehrer = TD3
4. Skiführer = Guía de montaña especializado en nieve (en España es otra formación diferente)

Y ya no doy más lata barra con esto. Lo importante es que he podido empezar a trabajar que tenía ganas. También todo nuevo para mí en la organización de la escuela así como los horarios.  Pero esto ya es otra historia de la que hablaré más adelante.

En mi próximo artículo daré consejos para ir a esquiar con los más pequeños. No os lo perdáis.

¡Un saludo desde las montañas de Stubai!


Anochecer desde Kampl



viernes, 4 de diciembre de 2015

CURSANDO EL PRIMER NIVEL EN AUSTRIA


 
El tiempo vuela y sin darme cuenta ya es medio año el que llevo aquí en el Tirol. Me va bien y me siento en armonía con la gente de aquí.  Ahora me mantengo a la espera de empezar a trabajar de nuevo como profesora de esquí. Y alguien se preguntará: ¿esperando por qué si la temporada empezó a finales de septiembre?. Pues bien, cuando llegué la escuela ya contaba conmigo. Pero al final las cosas no iban a ser tan fáciles como en un primer momento parecían.

Tras mi primera reunión oficial, resultó que el Td1 (Técnico Deportivo de Esquí Alpino nivel I) no es válido aquí en Austria. Valoré la opción de terminar el Td2 (que no me queda nada), pero parece que tampoco es válido. Mi jefe de primera mano se informó y así me lo dejó caer: tu certificado español no es convalidable y no puedes ser profesora sin la titulación de aquí. Fue como si me cayera un jarro de agua.

Como soy muy curiosa me quise informar en persona. Me acerqué en Innsbruck a la oficina donde se hacen las convalidaciones  relacionadas con las titulaciones de esquí (Annerkenung Unterlagen). Allí una mujer muy amable me puso al día de todo. Sólo para hacer el intento de convalidar necesitaba que el certificado tuviera el sello ISIA. Además tenía que buscar un traductor oficial y pagar los trámites de gestión. Un montón de papeleo y dinero que al final no iban a servirme de nada.
Tras esto me acerqué a la Federación de profesores de esquí del Tirol (Tiroler Skilehrerverband) por si era posible cursar el Landeslehrer (Td2) en vez del primer nivel (Anwärter). Y allí me dijeron que para eso primero tenía que convalidar el Td1. Vaya, que la puertas estaban cerradas y no había nada que hacer.

En definitiva después de dar tantas vueltas decidí que era tontería insistir en el asunto. Aquí puedes trabajar sin titulación cuidando niños. Lo que sería el Jardín de nieve (Kinderbetreung). Podría haberme decantado por eso ya que de hecho me lo ofrecieron. Pero al fin y al cabo había venido a lo que había venido y creo que invertir en hacer el Nivel 1 austriaco era la mejor opción. Todo lo que sea aprender y mejorar es positivo, y teniendo en cuenta que posiblemente opte por quedarme largo tiempo por aquí no está demás tenerlo.

Comencé el fin de semana del 21 de noviembre. El curso en total son 10 días intensivos divididos en fines de semanas. Primera apreciación: carga horaria infinitamente menor que en España, no hay prueba de acceso ni tampoco hay que hacer prácticas en una escuela de esquí. Parece que se
da por hecho que quien se presenta tiene ya un buen nivel... y he de decir que no es del todo cierto. Hay de todo a pesar de que la mayoría llevan toda la vida esquiando.

El primer día sólo tuvimos teoría. Muy buenas impresiones. Todo bien organizado, buenos profesores y buenos apuntes. Pero por si alguien tiene la duda: ¡nada de inglés! Todo en alemán y si hay extranjeros tienen el detalle de no hablar con dialecto. Y aquí tengo que decir que entre otras cosas uno de los motivos por los que este curso me está viniendo perfecto, es porque estoy aprendiendo muchísimas palabras y explicaciones técnicas que necesitaba.
Los idiomas se consideran un punto extra en un profesor, pero el turismo que se recibe es sobre todo alemán, holandés, austriaco y suizo. Así que el inglés aunque es importante y es una alta vía de comunicación entre profesores y clientes, no es el idioma determinante.

Me parece que la teoría se da a toda mecha. Mientras que en España dedicamos un tiempo (creo que valioso) por poner un ejemplo a la asignatura de material, aquí en una hora está finiquitada. Nada de prácticas de mantenimiento, etc... Para ser más concreta vimos 5 asignaturas en un sólo día. No se andan en detalles.

 Primer día de práctica en Stubeier Gletscher. -17 grados y muertos de frío.
 
Prácticas en la estación Bergeralm (Steinach am Brenner)
 

Sin embargo las horas prácticas en pistas que son las que prevalecen, es todo muy correcto. Buenas demostraciones y correcciones personales a un ritmo relajado. ¿Qué puedo decir? Pues nada nuevo. Buscan buena posición y buen desencadenamiento de los movimientos. Algunos ligeramente diferentes a los que aprendí pero a los que me estoy adaptando bien. Como curiosidad observo por ejemplo que aquí las cuñas se hacen más pequeñas, la extensión-flexión no se exagera tanto
y a rasgos generales observo que se esquía con los esquís más juntos.
Algo que me agrada es que se pule también un poco la técnica personal. ¡Vamos!, que estamos haciendo cuña y de repente se nos lleva a hacer giro corto en nieve bien dura. Terapia de choque jaja.

 
La sorpresa llega cuando resulta que la progresión estipulada es un tanto distinta. ¿Si digo que se aprende a cantear antes que a derrapar que pensaríais? Pues aquí lo hacen. Luego uno lo puede aplicar o no. Pero la teoría así lo dice y tiene su explicación. Yo me volví loca con esto y tuve que preguntar varias veces si era correcto. Pues sí, lo había entendido bien. La progresión es la siguiente (traducido al español):

1. Descensos-deslizamientos
2. Cuña
3. Giros en cuña
4. Aprendizaje de la toma de cantos
5. Aprendizaje del derrapado
6. Cuña conducida (cuña terminado en paralelo)
7. Paralelo conducido
8. Aprendizaje del clavado de bastón

Como se puede ver, se atiende antes a los ejercicios de toma de cantos antes que a los de derrape. Y el paralelo elemental (paralelo derrapado), forma sólo parte del proceso sin ser uno de los puntos más elaborados. Cada uno es libre de meter cantos o derrapar en función de las condiciones de la nieve.

Este fin de semana continúo con el curso. Como curiosidad decir que tenemos un día de Snowboard y que dedicaremos tiempo a una materia especifica para la enseñanza con niños. Informaré sobre las novedades y desenlace.

¡¡¡Hasta entonces os deseo un buen puente!!!

                Mi grupito de chicas

 
 


 
 


jueves, 26 de noviembre de 2015

CORRER EN INVIERNO


Pues sí, el frío ya ha llegado y atrás quedan los días de entrenamiento al sol. Muchos son los que con la llegada del invierno dejan sus actividades deportivas al aire libre. Excusas varias, pero lo cierto es que quien quiere puede, y que las bajas temperaturas no deberían ser un elemento lo suficientemente condicionante.

Correr es una de esas cosas de las que no me gusta prescindir, y estos dos últimos años he de confesar que el cansancio  y el sillón me han vencido los días de nieve. Sin embargo en esta ocasión he decidido ser más fuerte y ganar a la pereza. No quería que los caminos de nieve volvieran a ser mi trampa, así que he decidido invertir en la ropa y en las zapatillas adecuadas. Al final todo se reduce a cuatro cositas que compensan. Lo sé… siempre queda la cinta de correr en el gimnasio. Pero donde haya aire fresco que se quite lo demás.

Si tú también has decidido que el frío y la nieve no sean un obstáculo este invierno dejo unas pequeñas recomendaciones:

ELECCIÓN DE LAS ZAPATILLAS: Este es un elemento importantísimo. Esta vez he invertido en unas zapatillas que se ajustaran a las condiciones en las que entreno. En mi caso corro por caminos de montaña a veces con nieve a veces sin, pero en cualquier caso tener un buen agarre es  una prioridad.

Después de mucho buscar me decidí por unas Salomon Speed Cross 3 gtx. Como se ve en la foto tienen un buen taqueado que agarra tanto en las subidas como en las bajadas. Los tacos son ideales para el barro, suelo húmedo y la nieve. En definitiva ayudan a no resbalarnos.  Y al contrario de lo que parecen a simple vista son bastante ligeras.Por otro lado opté porque fueran impermeables para mantener los pies secos. Así que las escogí con  botín de Gore-Tex.

Existe la posibilidad de comprar zapatillas con crampones para terrenos en los que podemos encontrar nieve dura (compacta) e incluso hielo. Desde mi experiencia tengo que decir que no me termina de convencer. Otros años usé mis zapatillas de clavos pensando que evitaría llevarme sustos. Pero no es así. Donde hay placas poco se puede hacer. La torta está asegurada. Lo mejor bajo mi punto de vista es evitar caminos muy transitados y buscar la nieve blanda.



Cuidado con la talla. Para las zapatillas de montaña se suele recomendar comprar una talla más. Así me lo recomendaron también a mí en la tienda tras mirarme los pies y mi talla exacta. No hay que tomarse esto al pie de la letra. Yo por ejemplo tengo un número 38 y me llevé un número 39. Después de probármelas varias veces y de muchas dudas, tuve que cambiarlas por un 38 y medio. Me parecían demasiado grandes. Lo importante es que la punta de los dedos del pie tengan un espacio para no chocar con la puntera de la zapatilla al correr. Eso es lo que realmente se busca. Prueba tus nuevas zapatillas lo que sea necesario y siéntete cómodo.

ROPA DE CORRER: Aquí por ejemplo en Stubai, hace ya frío de verdad. De momento hasta -10 grados bajo cero nada más salir por la puerta de casa. 

Hay que ser cautos y recordar que cuando se corre y se entra en calor nuestra percepción de la temperatura externa es de unos 10 grados mayor. Por lo que por ejemplo con - 8 grados bajo cero, mi percepción será de unos 2º o 4 grados. Pero al igual que es importante abrigarse, también lo es  no excederse. Un exceso de ropa puede hacernos sudar excesivamente e irremediablemente coger más frío al calarnos.  Con el tiempo uno va viendo que le va mejor y si llevar más o menos capas. Pero lo que es seguro es que hay que intentar encontrar un término medio para no pasar ni frío ni calor. Yo siempre busco la sensación de un frío ligero antes de comenzar.

Elementos:

Primera capa: un térmico es lo ideal. Yo uso los mismos que me pongo para esquiar. Sea como sea, abriguemos bien nuestro tronco.
Segunda capa: otro térmico encima o una chaqueta. Cuidado si usas chubasquero que sea transpirable.

Mallas de correr “gorditas”: Largas o piratas, pero si podemos tapar nuestras rodillas mejor. A ellas llegan menos vasos sanguíneos y mantenerlas calientes es una manera más de cuidarlas.

Calcetines técnicos: Yo por ejemplo he apostado por llevar por primera vez calcetines de compresión que me ayudan a tener una mejor circulación de la sangre (comprobado)  y además son bastante calentitos.

Guantes: las manos, sobre todos los dedos no están en movimiento y llegan a perder sensibilidad.

Bufanda/braga y gorro: el cuello y la cabeza son zonas de alta sensibilidad al frío y a los cambios de temperatura. Imprescindible tapar las orejas si no es con gorro al menos con una cinta, pues con el frío suelen generarse infecciones en los oídos.

*Los colores oscuros (negros) absorben más la energía de la luz, por lo que llevar una ropa oscura puede darnos un extra de calor. Al respecto, si es posible es bueno escoger horas del día con más sol y mayor temperatura (medio día).




ENTRENAMIENTO: Aquí llega el quid de la cuestión. En invierno debemos ser más cuidadosos. El aire muy frío y seco hace que las vías respiratorias se estrechen, obstruyendo el paso del aire y dificultando nuestra respiración. A esto se le denomina broncoconstricción. Para una persona que hace ejercicio habitualmente puede llegar a  producirse una sensación de asma. Se debería intentar respirar por la nariz para poder calentar el aire que llega a nuestros pulmones, pero a decir verdad yo nunca he sido consciente de eso. Cuando entreno respiro como puedo: boca y nariz. Por eso la importancia de proteger bien la garganta y en ocasiones taparse la boca.

Deberemos calentar más de lo normal ya que nuestros músculos están más agarrotados y acortados debido al frío. Nuestra finalidad es subir nuestra temperatura corporal y preparar músculos, tendones y articulaciones. Lo ideal es hacer un precalentamiento en un lugar cerrado aunque no excesivamente cálido.

Empezaremos a correr a un ritmo suave. Debemos adaptar el entrenamiento a la climatología y a las condiciones. Posiblemente debamos reducir la intensidad en comparación a la que estábamos acostumbrados con temperaturas mayores. ¡Es normal! Tengamos en cuenta que a medida que baja la temperatura nuestro esfuerzo aumenta en torno a un 10%. A eso sumémosle un terreno con nieve que requerirá de más exigencia.

Para terminar tengamos cuidado al terminar de correr pues la temperatura del cuerpo baja muy rápido. Refugiémonos o abriguémonos lo antes posible.



Artículo relacionado: ¿Te gusta correr?

lunes, 2 de noviembre de 2015

VUELTA A ESQUIAR. GLACIAR DE STUBAI Y SÖLDEN


La semana pasada, después de 8 largos meses apartada de la nieve, volví a esquiar. Fue ni más ni menos que en el Glaciar de Stubai. El día anterior mientras me organizaba, los nervios me eran inevitables: ¿me funcionará la rodilla? ¿cómo será la estación? ¿ me gustará mi nuevo entorno?
En el autobús de Stubaital que sube desde mi pueblo hasta Mutterbergalm, llega un momento en el que el verde de las montañas se convierten en blanco. Una vez allí  me encuentro con dos telecabinas y decido tomar la más corta pues es la que me lleva hacia la escuela de esquí. No salgo de mi asombro, pues las impresionantes montañas que veo desde la ventana me hacen sentir cada vez más emocionada. Aproximadamente tardo media hora hasta llegar a la zona base (Gamsgarten) que es donde se encuentra la escuela de esquí. Una vez ahí llega la hora de la verdad: volver a plantarme los esquís.

Miro la nieve con respeto, con ilusión… y cuando veo las pistas algo rompe de alegría dentro de mí. No me siento del todo cómoda pues mi posición y mis movimientos no son como eran. En realidad me encuentro un poco pato pero ni me estreso ni me importa. Estoy feliz de estar aquí y saber que en un tiempo volveré a las andadas.

El  nivel general  de los esquiadores y de la estación es  realmente alto. Sólo tengo ganas de absorber todo lo que pueda pero sobre todo disfrutar de mi momento. Tengo un pase de temporada para todo el año, así que no será por falta de tiempo.

El mismo fin de semana, concretamente el domingo 25 de octubre me moví para ver la Copa del Mundo en Sölden. Total, está a una hora y media desde Innsbruck. ¿Y qué me encontré? Más de lo mismo. El glaciar de Rettenbach también increíble. Desde luego aquí el ambiente deportivo y festivo del esquí se vive a otra escala.  Además de ver a los mejores del mundo y encontrarme en persona a Juan del Campo en su debut, lo cual es algo que me alegró muchísimo, la fiesta que montaron era digna de ver.

En conclusión un mundo nuevo se abre para mí. Me siento en mi lugar.

A  finales del mes de noviembre comenzaré a cursar el TD1 austriaco (Anwarter). Comentaré mis impresiones y los motivos que me han llevado a hacerlo.

¡¡¡Hasta pronto!!!






sábado, 12 de septiembre de 2015

DESDE EL TIROL AUSTRIACO


Dejé algunas palabras perdidas al final de mi último artículo, en el cual decía que había tomado la decisión de irme a Austria. Y así fue; partí al Tirol austriaco con un nuevo proyecto entre manos. Me encuentro viviendo desde hace tres meses y medio en el Valle de Stubai (Stubaital) a 20 km de Innsbruck. Hacía cuatro años que no hablaba alemán, así que me pareció buena idea venir antes para retomar el idioma. Una vez aquí me dí cuenta que había tomado la mejor decisión, pues en Stubai el dialecto es “terrible” aunque intento aprender en la medida de lo posible.

Me estoy adaptando bien. Vivo en la montaña en un pequeño pueblo llamado Medraz (Fulpmes) y actualmente trabajo en una cafetería en Innsbruck aunque no por mucho más tiempo ya que en breve comienza la temporada de esquí en el Glaciar de Stubai (Stubaier Gletscher).

Uno de los motivos que me impulsaron a elegir este lugar  es que hay nieve prácticamente todo el año (desde octubre hasta junio), y me siento orgullosa de decir que la Escuela de esquí de Neustift cuenta plenamente conmigo. 

Mi rodilla está prácticamente recuperada. Empecé a correr con muchísimo cuidado, pero hacerlo por montaña me ha fortalecido más. Tengo respeto a volver a ponerme los esquís. Ese pequeño temor a volverme a romper. Pero han sido para mí unos meses tan largos que no hay miedo que valga. Se dice que nunca el tiempo es perdido y es verdad. Yo creo que en esta pausa, si es que así se le puede llamar, he ganado una dosis de tranquilidad que necesitaba. Vuelvo fresca y con un extra de energía renovada.

Ya no queda nada para que comience el otoño y de hecho empieza a notarse un aire más fresco. Ha sido un verano intenso y qué mejor que compartir algunas imágenes del lugar donde me encuentro. Montañas que en breve, comenzarán a cubrirse de blanco.

Hasta muy muy pronto :-)










viernes, 15 de mayo de 2015

RECUPERACIÓN FRACTURA DE MESETA TIBIAL


Continuidad al artículo: Todo iba bien hasta que...

Ayer hice 11 meses desde aquella fatídica caída y me he visto con ganas de escribir sobre cómo he vivido y estoy viviendo esta lesión. A pesar de ser algo físico, lo que más he tenido que librar ha sido una intensa guerra interna. He sufrido muchos altibajos y aunque me hubiera gustado que hubiese sido de otra manera, han sido más los momentos bajos que altos. Pero uno debe aferrarse a la idea de que si quiere volver a estar como antes, lo último que debe hacer es dejarse vencer.

Me lesioné y tuve que dejar todo. Pasé de estar en la montaña a pasar semanas sentada en un sillón. La fractura de meseta tibial en mi caso con un hundimiento de 2mm, no es una lesion fácil. Es una fractura que hay que tratar con mucha paciencia y que si no se recupera como se debe puede dejar secuelas. 

Las dos primeras semanas con la pierna inmovilizada fueron una tortura. Sobre todo la primera, ya que además me daban tirones en la ingle por el mero hecho de no poderme mover. La mente me jugaba malas pasadas. Sólo pensaba en empezar a andar cuanto antes, en que tal vez podría terminar mi curso de esquí antes de que terminase la temporada, o en poder esquiar a los 2 meses. Pero tuve que asimilar y sobre todo aceptar que eso no ocurriría, y que si quería recuperar mi pierna al 100% debía ser paciente.

En principio el médico me dijo que estuviera 8 semanas con la pierna inmovilizada pero cuando puse tanto inteterés en no quedarme quieta me dio algunas pautas. Los huesos tienen un tiempo de regeneración que no se puede forzar. Pero la musculatura, la movilidad y la flexibilidad era algo en lo que podía poner de mi parte. Cuanto antes me pusiera a ello menos crítica sería la vuelta a andar. Así que la segunda semana empecé a quitarme la férula para hacer lentos movimientos con la pierna. Al mes empecé a nadar pese a que muchos pensaban que me estaba acelerando ya que todavía iba con muletas. Pero esperar sin hacer nada no me parecía una buena opción. Eso si, nunca he perdido la prudencia y empecé con moderación y cuidado. El agua fue la clave para volver a sentirme bien y con energía. Gracias a la natación, a las 6 semanas pude comenzar a apoyar la pierna y caminar en el agua. A los 2 meses comencé a asistir a rehabilitación; momento en el que también empecé a andar sin muletas. Es tan grande la sensación de volver a andar...

A partir de ahí todo volvió a tener un poco de color y sobre todo fue crucial el hecho de empezar a recuperarme anímicamente. Eso si, nunca faltó actitud y mi rutina de entrenamiento ha sido muy constante. Gracias a todo ese ejercicio lo que en un principio el médico pronosticó se ha quedado realmente reducido. Hoy he recibido una gran noticia: la semana que viene podré empezar a correr suave. Teniendo en cuenta que esto sucedería como muy pronto a finales de junio... no puedo estar más contenta. 

Aún con todo ya no tengo esa prisa de antes y he aprendido a relajarme. He decidido dejar lo que me queda del curso del TD2 para la temporada que viene. Tiempo en el que mi musculatura estará fortalecida y mi hueso plenamente consolidado. No poder esquiar me entristece muchísimo, pero precisamente por eso quiero reanudar el esquí en perfectas condiciones.

Por otro lado, debo de dar la noticia de que este verano no haré temporada en Chile. Ha sido algo muy reflexionado y que hasta el último momento he tenido impulso de modificar. He debido afrontar la elección entre lo que me decía la cabeza y lo que me demandaba el corazón. En esta ocación ha ganado la primera. Finalmente he apostado por hacer mi próxima temporada en Austria.
Volaré en breve para ir familiarizandome nuevamente con el idioma y el lugar. Aunque esto es algo de lo que hablaré en mi siguiente artículo. No hay nada como recuperar las ganas y volver a tener proyectos :-)








* Como al principio no paré de buscar en internet información y casos similares sobre esta fractura que ademas es típica de esquiadores y pilotos, dejo un planing de lo que he hecho durante las últimas 11 semanas con el objetivo de aportar otros datos de referencia.

PLANING

1ª semana:  inmovilización
2ª semana:  inmovilización
3ª semana:  movimientos de flexión de rodilla, levantar la pierna y contracciones isométricas de cuadriceps (empiezo a quitarme la férula en casa)
4ª semana:  natación (siempre patada de crol)
5ª semana:  natación
6ª semana   primeros apoyos en la piscina y comienzo bicicleta estática
7ª semana:  natación, bicicleta (5 días de entrenamiento a la semana alternando). Me quito una muleta.
8º  semana/ 2 meses: comienzo a andar sin muletas y empiezo la rehabilitación (ejercicios de propiocepción, fuerza y magnetoterapia). Sin dejar de nadar ni de hacer bici.
9ª semana:  andar, nadar, bici, sentadillas sin peso, rehabilitación
10ª semana:1 hora diaria andando, nadar, bici, rehabilitación
11º semana:andar, nadar, bici y termino  las 10 sesiones de rehabilitación programadas. Primeros saltitos en colchoneta blanda
12º semana/ 3 meses: Empezaré a correr muy suave enterreno sin dificultad.


RECOMENDACIONES

- Buena alimentación. Si eres deportista no es fácil parar de golpe y seguir comiendo en las mismas   proporciones. Moderarse, comer bien y no coger mucho peso es algo a lo que hay que prestar atención.
- Entrenamiento y ejercicios moderados para intentar no perder la mayor fuerza y movilidad posible.
- Natación será el deporte idóneo puesto que no hay impacto en las articulaciones.
- Tomarse en serio los ejercicios que te mandan en rehabilitación y a ser posible practicarlos en casa.
  (Dar las gracias a mi rehabilitador Juanma que me ha tratado genial :-) ).




miércoles, 6 de mayo de 2015

STICKERIZATE. PEGATINAS PERSONALIZADAS



Desde "Aprendiendo a esquiar" queremos dar a conocer una buena página donde podéis encontrar vinilos personalizados para vuestro equipo deportivo. Y es que, en muchas ocasiones nos gusta tener nuestros esquís, tabla de snow o casco con una seña personal. Esta es una buena forma de hacerlo y además no sólo sirve para material de invierno, sino que también  se ofrece para equipaciones de otros deportes como padel, tenis, ciclismo o golf.

Os recomiendo que veáis su web stickerizate.com donde podréis ver las opciones y realizar los encargos que más os gusten.

También visitar su Blog: personalizatudeporte.blogspot.com


Como he comentado podéis elegir los diseños. En mi caso me gustó la idea de llevar mi nombre junto a un pájaro volando. Así es cómo me ha quedado aunque estoy esperando a tener nuevo material para poner lo que me queda :-)



 
 
 
 
 
 
sábado, 25 de abril de 2015

DESPERTÓ EL CALBUCO


Hace dos días me levanté como cualquier día normal y me llegó un mensaje: Esther, el Calbuco ha entrado en erupción. Me metí en internet y ante mi asombro me puse rápidamente en comunicación con Oli, amiga de allí. No podía creerlo.
Para poneros en contexto, el año pasado hice mi temporada de esquí en Volcán Osorno, al sur de Chile. Yo vivía en Ensenada, un pueblo situado entre medias de los dos volcanes Osorno y Calbuco, y en donde vivían la mayoría de mis amistades.

Aún recuerdo aquellos pequeños temblores. Me decían que si alguna vez el Calbuco entrara en erupción, Ensenada sería de los primeros lugares en ser afectados ya que se encuentra a escasamente 15km de éste. Era un monstruo dormido, el tercer volcán más letal de Chile y no despertaba desde 1961.
Siempre tuve pasión por este paisaje y atracción por la actividad de este volcán. Pero lo que nunca uno podría imaginar es que apenas un año después la naturaleza se haría escuchar.

La primera erupción fue el miércoles 22 de abril. Dicen mis compañeros que se encontraban trabajando y que oyeron una explosión. Cuando divisaron lo que ocurría comenzaron a tener miedo. Camino a sus casas, relatan que les caían piedras.
La segunda erupción fue el 23 de abril de madrugada. Increíblemente más intensa que la primera. No podían dormir.  Ensenada así como los pueblos de alrededor en la provincia de Llanquihue fueron evacuados y ha sido declarada zona de catástrofe. Sigue siendo alerta roja y hasta hoy no les habían dejado volver por una posible tercera erupción. La zona tiene una capa de hasta 50 cm de cenizas, tejados caídos, tierras echadas a perder, y se teme por los animales y el ganado.

Desde aquí en España, a pesar de encontrarme al otro lado del mundo siento una grandísima tristeza. Quiero enviar un mensaje a mi gente de allí y a las personas más afectadas. Si algo sé, es que sois muy fuertes y que podréis con todo. No hay día que no me acuerde de vosotros. ¡¡¡Mucho ánimo!!!


   Divisando el Volcán Calbuco desde el Osorno, 2014
 


Aquí dejo dos artículos que hice el año pasado donde hay fotos de los dos volcanes:La temporada comenzó en el Volcán, Inicios en el Volcán. Y a continuación un vídeo y fotos que he encontrado y no he podido pasar por alto. Es impresionante en todos los sentidos.


Primera erupción, 22 de abril 2015, 18:00 p.m
 
 
 
 
 A la izquierda el Volcán Osorno
 
 
 
Segunda erupción, 23 de abril 2015 de madrugada.
 
 
Volcán Osorno cubierto de ceniza

Así ha quedado Ensenada

     La perrita "Osita" que sale conmigo en la primera foto
 
 
 

 
 

Otros enlaces:
Historia del Calbuco
Vídeo segunda erupción


sábado, 14 de marzo de 2015

ESQUIAR EN NIEVE PRIMAVERA


Comienza la recta final para terminar la temporada. En unos lugares más tarde y en otros más pronto, el sol comenzará a hacer efecto dejándonos esas pistas de nieve primavera que ya conocemos.  Irónicamente, es más o menos el tipo de nieve en la que me he lesionado. Sin embargo nunca fue una nieve que me desagradara. Al contrario, siempre me ha gustado bastante y me he sentido cómoda. Aunque claro, hay nieves y nieves.

Nieve primavera, nieve papa, nieve pescadería… me da lo mismo. Al final son todas partes de un proceso de transformación que se define por el alto porcentaje de agua que la nieve acumula debido a las altas temperaturas obtenidas a lo largo de la mañana. También importante  la humedad en el ambiente y las posibles lluvias. El frío o heladas de la noche, nos dejan al día siguiente zonas  de nieve muy dura e incluso placas de hielo.



Lo que está claro es que es una nieve en la que se requiere una exigencia física mayor. Piernas fuertes si apreciamos nuestras rodillas. Y cuidado, que no me estoy refiriendo a esa nieve de las 11 de la mañana con una ligera capa de nieve blanda con la que uno baja tan feliz. Lo que llaman nieve crema. No no; me refiero a ese momento en que la nieve pasa de poderse deslizar a directamente engancharte los esquís. Aquí es donde comienza la aventura.

Si vamos un poco faltos de técnica no sólo nos cansaremos más rápido si no que correremos más peligro de lesionarnos.  Con eso y con todo… nadie está a salvo de tener un enganchón.  Y qué decir si estamos esquiando a última hora en la que las pistas están trilladas y ya sólo encontramos montones de nieve papa con zonas de nieve dura o lo que sea… nieve fea la llamaría yo, además de peligrosa. Por eso y más después de mi lesión, me apetece dar algunos consejos básicos para afrontar esta nieve con más seguridad:


1. Es una nieve pesada y frena, por lo que nos cuesta más coger velocidad. Si a eso le añadimos hacer las curvas un poco cerradas o redondeadas,  inevitablemente no nos deslizamos tan fluidos y nos vemos obligados a forzar nuestros movimientos.  En ocasiones tendremos la sensación de quedarnos atravesados. Solución: Giros más amplios o arcos más abiertos que nos ayudan a tener un mayor deslizamiento.




2. En estas condiciones de nieve no nos conviene presionar demasiado los esquís entre el final e inicio de las curvas. Seremos más suaves al cambiar de dirección evitando de esta forma que los esquís se encarrilen.



3. Podemos llevar los esquís más juntos, pero lo importante será repartir la carga casi por igual entre uno y otro. No tiene porqué ser al 50%, pero aproximadamente cerca de ese valor. Si apoyamos mucho más en uno, corremos de nuevo  riesgo de encarrilarnos. Peor aún si hay tendencia a entrar primero con el esquí interior, pues un enganchón con éste puede hacernos mucho daño. Recordad que debemos entrar con los dos al mismo tiempo.
* El esquí interior es el que está más cerca de la parte alta de la pendiente.

4. No meter mucho los cantos. Puede que sea divertido cortar este tipo de nieve. La verdad que tiene su punto. ¡Pero cuidado! A la mínima nos puede jugar una mala pasada. Tener en cuenta que en esta nieve no se va tan rápido y no hay verdadera necesidad de meter los cantos como si estuviéramos sobre una más compacta. Mi recomendación es llevar los esquís más planos.

5. La posición es muy importante. El cuerpo no se echa para atrás… error. Probar a esquiar manteniendo una  posición constante del cuerpo en la cual no extenderemos apenas las piernas antes de entrar a la curva. Se la llama posición neutra. Y siempre con una buena  flexión de tobillos y rodillas. 
De esta manera se intenta llevar una posición más baja en todo momento que nos ayudará a mantenernos centrados. Es decir, esquiamos encima de los esquís y no que ellos vayan por delante.

 


Personalmente y para acabar, a mí hay una forma de esquiar que me encanta para esta nieve. Siento que el esfuerzo es menor y que hay mucho más control. Se le denomina esquiar por flexión, aunque se le han dado más nombres. Dedicaría un artículo sólo para explicarlo pero a grandes rasgos, se trata de extender las piernas en la fase de conducción como si apartáramos la nieve hacia fuera, y luego  recogerlas  entre el final e inicio de la curva para posteriormente volver a extenderlas.


 
 
 

viernes, 6 de marzo de 2015

TODO IBA BIEN HASTA QUE...


Todo iba bien. Desde diciembre no hice más que coger los esquís de gigante. Aquellos bichos se convirtieron en mis amigos aunque son varias las veces que en días de nieve polvo los hubiera dejado en casa.  Pues sí,  mi objetivo era dominarlos y ya lo había conseguido. Quien me lo hubiera dicho con el miedo que me daban al principio. Bajaba por las pistas con velocidad y con garra ¡Vaya!, como lo estaba  disfrutando.  Si bien es cierto que cuando llegas a un nivel más alto las mejoras van siendo más difíciles y más lentas, se notaba  un gran cambio desde diciembre hasta finales de febrero.

Pequeños ajustes de trabajo diario: que si no meter la rodilla, que si poner más atención a los tobillos, que si entrar en la curva de tal o cual manera, que si cuidado con el esquí  interior, que si más movimiento de piernas…. Pero que al final eran cositas que había ido puliendo y con las que Álvaro seguía ayudándome.  Pero lo más importante es la decisión con la que ya bajaba. Estaba contenta y con la mente fija en mejorar hasta el final. Como quien dice, ya sólo me faltaba el último esfuerzo.

Uno se preguntará porqué hablo en pasado. Y es que a 2 semanas para terminar el TD2 (Técnico deportivo de esquí alpino nivel II) y con las puertas abiertas para trabajar en Austria en Semana Santa, sufrí  una caída. Fue el pasado jueves 26 de febrero. Lo que son las cosas pues  estaba probando unos esquís. Pero las condiciones de la nieve eran muy malas. Nieve húmeda rara… recién caída. Montones de nieve  y llanos escondidos de nieve dura. Ya terminando la jornada ocurrió lo que menos me hubiese imaginado.  Absorbí un bache, di un pequeño saltito y al caer un esquí se me quedo enganchado en la nieve. Al girar, mi pierna derecha comenzó a retorcerse y salí disparada unos cuantos metros abajo. Cuando paré de rodar, me di cuenta de que no tenía los esquís. Sentía mareo tal vez por el dolor pero pensé que era sólo la sensación del primer momento. Cuando quise incorporarme me fue imposible.

Aún así, dejé pasar unos minutos y me planté los esquís de nuevo. Cabezona hasta el final, no sé ni cómo bajé. Gracias a Sergio que iba conmigo y al cual le doy mil gracias, me convenció para ir al hospital. Y sorpresa: fractura en la meseta tibial externa.  En mi caso es una fractura de Tipo II en la escala Schatzke, lo que básicamente significa que una pequeña parte del fémur se metió en la tibia.

Aquí una secuencia que he hecho para entenderlo un poco mejor:



De ahí en adelante os podéis imaginar cómo fue ese día. El bajón fue tan grande… no daba crédito. La temporada, mi curso, el trabajo y todo mi esfuerzo se habían terminado en cuestión de segundos. Y no sólo eso sino que tenía que irme a Madrid y despedirme cuanto antes.

Pues sí, ha sido un golpe duro. Me encuentro ya en mi casa en Torrejón de Ardoz con la pierna inmovilizada. El diagnóstico es de 6 semanas mínimo sin moverme y sin apoyar el pie. Por suerte no ha sido más grave y como no hay un desplazamiento significativo de los huesos parece que no  tienen que operarme. Así veo todo con una visión mucho más positiva. Ahora tendré que asumirlo y centrarme en próximamente hacer una buena rehabilitación. 

Quien sabe si tal vez esto tenía que ocurrir. Ha sido una temporada muy estresante y ahora tengo tiempo para reflexionar, descansar y retomar esas cosas que no tenía tiempo de hacer. La verdad es que no lo llevo muy bien; a quien voy a engañar. Pero soy de pensamiento de que todo ocurre por algo y para algo. Iré informando de la recuperación para la cual puedo asegurar que pondré todo de mi parte.


             Febrero 2015


Quiero agradecer todo el apoyo y ánimo que he recibido. Gracias a todos: amigos, compañeros de curso y de trabajo, familia, etc, por vuestras llamadas, invitaciones, visitas y mensajes. Sabíais lo importante que era todo esto para mí y os he sentido muy cerca ¡¡¡ GRACIAS!!!  




sábado, 31 de enero de 2015

OFERTAS PARA IR A ESQUIAR













Hace ya un tiempo que tanto amigos como alumnos me preguntan por alojamiento, precio del forfait, alquiler, clases, etc… Lo cierto es que unas vacaciones en la nieve pueden llegar a ser muy caras si no se busca adecuadamente o si no se reservan con la suficiente antelación en temporada alta que suele coincidir con vacaciones de Navidad, Carnavales, festivos con puentes o Semana Santa entre otros. Fechas en las cuales hay una gran concentración de gente y en las que encontrar algo asequible se complica.

Siempre por ello, intento avisar de estos días y aconsejo en la medida de lo posible ir a la nieve entre semana o en épocas más tranquilas en las que se puede asegurar un buen disfrute de la montaña.
Sea lo que sea, hasta ahora no he sabido recomendar una buena página que ofreciera packs de alojamiento con precios competentes. Sin embargo hace poco me puse al conocimiento de  esquiades.com.   Estuve dando un buen vistazo a la página y tengo que reconocer que me gustó bastante. Tanto por la facilidad con la que puedes buscar en distintas estaciones de España y Francia, así como sus amplias ofertas de esquí y de alojamiento.

Concretamente los destinos que ofrece son en Alpes Franceses, Andorra, Pirineo Aragonés, Pirineo Catalán, Pirineo Francés y Sierra Nevada.


Os animo a que si hacéis una escapada y no sabéis cómo empezar, echéis un vistazo  a ESQUIADES.COM

He aquí algunas de las ofertas en Baqueira-Beret dónde actualmente nos encontramos impartiendo clase y dónde desde ayer está cayendo una nevada impresionante:




   





viernes, 2 de enero de 2015

DESCUBRIENDO LOS ESQUÍS DE GS


Fue hace poco más de dos semanas cuando terminé  parte de las prácticas de técnica del TD2 (Técnico Deportivo de Esquí Alpino Nivel II). La decisión de comenzar con el curso fue firme. Sabía que no iba a ser fácil y que posiblemente tendría más presión que nunca. No sólo por lo que implicaba trabajar un nivel mayor de esquí, sino también porque contaba con más compromisos a los que atender. Efectivamente esta temporada comenzó extraña, tarde, y la estoy viviendo con un punto de estrés.

Puedo decir que al igual que físicamente estoy plena, no puedo decir lo mismo sobre mi estado de ánimo. Altibajos han estado directamente afectando  mi  forma habitual de actuar. Y es que no siempre es posible estar al 100% .No he tenido más remedio que aceptarlo para hacer las cosas bien aunque con otro ritmo.

Como decía, he terminado casi toda la parte técnica del curso. Desde el primer día me vi de alguna forma “sometida” a doblar la velocidad a la que acostumbraba. ¡Bien! Necesitaba dar este paso. Ahora, mi problema surgió cuando me vi prácticamente obligada a cambiar de esquís.  Sin entrar en detalles al respecto, mis pequeños esquís  All Montain con los que tanto he disfrutado han tenido que ser sustituídos por unos esquís de Gigante (GS) .
Yo sabía que esto tenía que suceder... posiblemente poco a poco y a final de temporada. Pero no ha sido así. Llegaron de golpe y es algo que no encajé del todo bien. 15 o 20 cm más de esquí de golpe no son tontería.

¿Cuáles son las diferencias?: Básicamente tienen una mayor dureza por lo que requieren más exigencia física. Son bastante más pesados y también más largos (concretamente los míos miden 1,75cm y como referencia yo mido 1,65cm). Su radio de giro es mayor y por lo tanto los giros son más amplios.

¿Cómo me siento con ellos?: Pues honestamente mis primeros días fueron muy malos. Comencé despacio con bajadas en cuña, repetición de demostraciones, ejercicios sencillos, etc. Pero estos esquís me llevaban a mí en vez de yo a ellos,  lo cual me creaba mucha inseguridad.  Claro… es evidente que son de Race para correr y a mí lo de ir muy rápido me cuesta sobre todo porque soy bastante cauta debido a ese pequeño miedo a caer y encontrarme con una lesión.

Con ellos cuesta más cerrar las curvas; sientes que los movimientos de tu cuerpo son más lentos y a la vez más precisos. Pero también la velocidad que alcanzan es mucho mayor por lo cual es fácil perder el control y la estabilidad (el cuerpo va echándose hacia atrás). Es por ello que uno de los factores que más he tenido que ir puliendo es mantener la centralidad constante y una posición adelantada. Aparte he tenido que introducir más elementos técnicos y mejorar otros como la inclinación, la angulación y un movimiento más fluido de las piernas. En definitiva, los esquís de GS me obligan a tener que esquiar mucho más concentrada,  aplicar más fuerza, afinar y coordinar mejor todo. Son exigentes en todos los sentidos y me han apartado totalmente de mi zona de confort.

Un gran bloqueo se apoderó de mí y es algo que me ha llegado a frustrar. Llegué a pensar que estos malditos esquís (o benditos según lo veas) me ganarían la partida.  Me vi replanteándome  la temporada y eligiendo entre dos caminos: el de relajarme, dejar esto para otro año  y disfrutar un poco más tiempo con mi nivel (del cual la verdad que estaba encantada); o el camino de continuar, superarme y afrontar que todo es y será mucho más duro de lo que pensaba.  Elegí el segundo camino.

Desde entonces, pese a la desesperación de creer que cada vez iba peor, no he dejado los esquís ni un día en casa. Han pasado a formar parte de mí. Los llevo dando clases, nieve dura, nieve húmeda, nieve recién caída. En todas las condiciones aunque por momentos haya llegado a sentirlos como un verdadero castigo.

Poco a poco, al fin hace unos días comencé a desbloquearme. Estaba empezando  a disfrutarlos, a sentir sus curvas,  sus tiempos, su conducción y su velocidad. Les estoy cogiendo cariño pese a todo y dudo que quiera volver a llevar otros parecidos a los anteriores.

Aun así me queda  trabajarlos mucho así que no puedo relajarme.  Sólo sé que he empezado el año renovada  y con ganas. Espero pronto poder dar nuevas y buenas noticias.

 ¡¡¡¡¡Feliz 2015 y a conseguir nuestras metas!!!!!

























Mi foto
Innsbruck, Tirol, Austria

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.