viernes, 6 de marzo de 2015

TODO IBA BIEN HASTA QUE...


Todo iba bien. Desde diciembre no hice más que coger los esquís de gigante. Aquellos bichos se convirtieron en mis amigos aunque son varias las veces que en días de nieve polvo los hubiera dejado en casa.  Pues sí,  mi objetivo era dominarlos y ya lo había conseguido. Quien me lo hubiera dicho con el miedo que me daban al principio. Bajaba por las pistas con velocidad y con garra ¡Vaya!, como lo estaba  disfrutando.  Si bien es cierto que cuando llegas a un nivel más alto las mejoras van siendo más difíciles y más lentas, se notaba  un gran cambio desde diciembre hasta finales de febrero.

Pequeños ajustes de trabajo diario: que si no meter la rodilla, que si poner más atención a los tobillos, que si entrar en la curva de tal o cual manera, que si cuidado con el esquí  interior, que si más movimiento de piernas…. Pero que al final eran cositas que había ido puliendo y con las que Álvaro seguía ayudándome.  Pero lo más importante es la decisión con la que ya bajaba. Estaba contenta y con la mente fija en mejorar hasta el final. Como quien dice, ya sólo me faltaba el último esfuerzo.

Uno se preguntará porqué hablo en pasado. Y es que a 2 semanas para terminar el TD2 (Técnico deportivo de esquí alpino nivel II) y con las puertas abiertas para trabajar en Austria en Semana Santa, sufrí  una caída. Fue el pasado jueves 26 de febrero. Lo que son las cosas pues  estaba probando unos esquís. Pero las condiciones de la nieve eran muy malas. Nieve húmeda rara… recién caída. Montones de nieve  y llanos escondidos de nieve dura. Ya terminando la jornada ocurrió lo que menos me hubiese imaginado.  Absorbí un bache, di un pequeño saltito y al caer un esquí se me quedo enganchado en la nieve. Al girar, mi pierna derecha comenzó a retorcerse y salí disparada unos cuantos metros abajo. Cuando paré de rodar, me di cuenta de que no tenía los esquís. Sentía mareo tal vez por el dolor pero pensé que era sólo la sensación del primer momento. Cuando quise incorporarme me fue imposible.

Aún así, dejé pasar unos minutos y me planté los esquís de nuevo. Cabezona hasta el final, no sé ni cómo bajé. Gracias a Sergio que iba conmigo y al cual le doy mil gracias, me convenció para ir al hospital. Y sorpresa: fractura en la meseta tibial externa.  En mi caso es una fractura de Tipo II en la escala Schatzke, lo que básicamente significa que una pequeña parte del fémur se metió en la tibia.

Aquí una secuencia que he hecho para entenderlo un poco mejor:



De ahí en adelante os podéis imaginar cómo fue ese día. El bajón fue tan grande… no daba crédito. La temporada, mi curso, el trabajo y todo mi esfuerzo se habían terminado en cuestión de segundos. Y no sólo eso sino que tenía que irme a Madrid y despedirme cuanto antes.

Pues sí, ha sido un golpe duro. Me encuentro ya en mi casa en Torrejón de Ardoz con la pierna inmovilizada. El diagnóstico es de 6 semanas mínimo sin moverme y sin apoyar el pie. Por suerte no ha sido más grave y como no hay un desplazamiento significativo de los huesos parece que no  tienen que operarme. Así veo todo con una visión mucho más positiva. Ahora tendré que asumirlo y centrarme en próximamente hacer una buena rehabilitación. 

Quien sabe si tal vez esto tenía que ocurrir. Ha sido una temporada muy estresante y ahora tengo tiempo para reflexionar, descansar y retomar esas cosas que no tenía tiempo de hacer. La verdad es que no lo llevo muy bien; a quien voy a engañar. Pero soy de pensamiento de que todo ocurre por algo y para algo. Iré informando de la recuperación para la cual puedo asegurar que pondré todo de mi parte.


             Febrero 2015


Quiero agradecer todo el apoyo y ánimo que he recibido. Gracias a todos: amigos, compañeros de curso y de trabajo, familia, etc, por vuestras llamadas, invitaciones, visitas y mensajes. Sabíais lo importante que era todo esto para mí y os he sentido muy cerca ¡¡¡ GRACIAS!!!  




11 comentarios :

Cris auf Possenhofen dijo...

He leído la entrada con el corazón en un puño y vaya, me he llevado un disgustillo. Todos los que practicamos este deporte estamos expuestos en una grado u otro, es así. :-/ Espero que tu recuperación sea total y la mejor que puedas tener. Ya me gustaría estar en Torrejón para darte un abrazote. Como dicen por Neva, si uno se lo propone acaba esquiando hasta mejor y como tu ere un pedacho de mujé, así será. Vamos que sí. :-) :-) :-)

Esther dijo...

siiiii, lo importante será hacer una buena rehabilitación y luego... más y mejor. Lo difícil para mi es ser paciente pero si tengo que serlo lo seré. Un abrazo enorme Cristina!!!!

Anónimo dijo...

Hola Esther, decirte que siento mucho tu lesión.

El año pasado, el 4 de enero me pasó lo mismo. Rotura meseta tibial externa, también bastante pequeña y no me tuvieron que operar. Igual que tú, bajé esquiando y, aunque supe que tenía algo, el poder descartar ligamentos me hizo sentirme un poco mejor. Resonancia y todo lo que ya sabes e igual que tú: 6 semanas.

Luego recuperación con fisio y volví a esquiar a los 82 días. Si me preguntas ahora, te diría que fue un error, pero en esos momentos solo pensaba en esquiar. Supongo que como tú. Pero te repito, a día de hoy, 14 meses después te digo que fue un error. No tengas prisa, nada de prisa, deja pasar todo el tiempo, aunque desde el día que te quiten el yeso te pongas con fisio, ves despacio pero sin pausa. Y después del verano podrás empezar a trabajar un poco mejor específicos para esquiar. Tómatelo con calma.

Te envío un abrazo virtual grande, es una lesión peculiar. Yo no estoy al 100% todavía, pero estoy esquiando todos los fines de semana.

Se te ve muy bien en esa foto. MUY BIEN, quédate con eso. Y, como me dijeron en su día los que llevan mucho tiempo dándole, son gajes del oficio, a los esquiadores nos pasan estas cosas. Tú eres esquiadora, y esta lesión te hará mejor y más fuerte.

Álvaro Urzaiz

Rasmanino dijo...

Vaya, vaya Esther... cuanto lo siento!!!. Como se suele decir, al leer la noticia me ha caído encima un jarro de agua fría... Para mí eres un ejemplo a seguir en el mundo del esquí y verdaderamente siento lo que te ha pasado. Te escribo para darte ánimos, para recordarte que eres un ejemplo de superación, desde el inicio de tu carrera, siempre has ido paso a paso, hasta conseguir tus metas y ahora quién sabe si esto que te ha pasado, no es solo para darte un poquito de tiempo y descansar, que de vez en cuando nos hace falta a todos, pararnos y mirar alrededor, ya que vamos muy deprisa y no nos fijamos en el entorno que nos rodea. Espero que pronto estés de nuevo en las pistas, con nuevos retos, como siempre. Un fuerte abrazo. Miguel Ángel.

Esther dijo...

Álvaro, no sabes cuánto te agradezco que me escribas sobre tu caso. Tengo otro artículo preparado pero te puedo decir que todavía no tengo diagnóstico final (me falta resonancia). Si finalmente no tengo dañado el menisco, en principio podría volver a correr suave a finales de junio. Y eso sólo ya serían 4 meses. Sabiendo esto... ya me he dado cuenta de que debo aguantar las ganas de esquiar por mucho que me duela. Acojo tu consejo con mucho respeto y haré caso. Por cierto, te deseo que pronto consigas volver a estar al 100% :-)

Esther dijo...

Miguel Angel, muchas gracias de nuevo por escribir :-) Se siente el apoyo muchísimo y eso hace que haga toda mi recuperación mejor y con ánimo. Un abrazo!

Anónimo dijo...

La nieve húmeda es dificil de esquiar y muy traicionera. Yo me fracture tibia y perone en el último giro de una bajada, en el que cuando iba a parar se me engancho el esqui izquierdo y note como toda mi tibia se retorcia y el sonido de la fractura.Fue una fractura desplazada, completa y espiroidea en la zona baja de la tibia, el perone fisurado solamente. Tuvieron que operarme y tuve que estar dos años sin esquiar y sin dar clase. Siento lo de tu lesión, en estos casos lo unico que se puede hacer es tener mucha paciencia y no precipitarse para recuperarse bien de la lesión y que no te quede ninguna secuela.

Anónimo dijo...

Siento lo de tu lesión Esther. Yo en tu caso para prevenir estos accidentes que pueden ocurrir y ahi esta la prueba, lo que yo hago es ir siempre a la montaña con una gran dosis deprecaución y prudencia. Las condiciones en el medio alpino son muy cambiantes, no hay que precipitarse, mucho menos esquiar en condiciones de estres fisico o psicológico. Igualmente muchas de las lesiones ocurren en el momento final del dia cuando estamos mas cansados y bajamos la guardia. En la montaña hay que tener en cuenta que existen unos peligros objetivos que hay que intentar minimizar, en el caso del esquí alpino la nieve humeda es especialmente peligrosa y cantidad de gente se ha lesionado gravemente en esas condiciones. Pienso que hay que ir paso a paso, sin estres y conociendo muy bien el medio en el que nos movemos para intentar minimizar el riesgo de lesiones fortuitas como la tuya. Un saludo y animo con la recuperación.

Juanma Billala dijo...

Ánimo Esther. Yo me fracturé (no es una fractura ya que se trata de un ligamento, pero es una palabra para que la gente entienda que no fué una rotura total) el ligamento lateral interno y estuve 4 meses de reposo. Luego rehabilitación.
Tranquila, haz una buena rehabilitación y el año que viene a acabar ese TDII.

PD: Supongo que la de la segunda foto eres tu...vas fina, fina.

Esther dijo...

Gracias!!! :-D

Anónima dijo...

Hola Ester que casualidad, el 25 de febrero me caí esquiando y tengo tu misma lesión sin terminar de diagnosticar, puesto q al principio la sospecha fue de ligamentos ya q en placa no se veía roturas, y inmovilizacion de pierna pero pudiendo apollarla asta resonancia q se ve el hundimiento de meseta tibial 3mm, llevo dos semanas vendada y una sin pillar, pero me han quitado vendaje y nuevo la rodilla para todo pero sin pollo, con todos los comentarios de recuperación q he leído y sin q a mi me hayan dicho el traumatologo nada todavía estaba desanimada completamente tu relato me a hecho levantar el animo y voy a seguir tu rutina así q voy a empezar piscina y esperando no tener problemas con el menisco, estar en poco tiempo andar, ya q el eski es un hobby de una vez al año, para entonces súper recuperada. Gracias por transmitir tu experiencia y espero poder decirte en unas semanas q estoy andando y trabajando. Un saludo

Mi foto
Innsbruck, Tirol, Austria

Contador

El tiempo

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.